Cuando a Franco, “un español, un soldado y héroe de guerra”, se le negó la bandera

El letrado de la familia lamenta la “mala fe” del Tribunal Supremo el día de la exhumación

Los familiares de Franco portan el féretro con sus restos antes del traslado a Mingorrubio
Los familiares de Franco portan el féretro con sus restos antes del traslado a Mingorrubio FOTO: Emilio Naranjo EFE

Tras una larga batalla legal, el abogado de la familia Franco acogía esta mañana con enorme decepción la inadmisión del último recurso que les quedaba contra la exhumación del 24 de octubre de 2019 en el Valle de los Caídos.

Aquel día fue para el letrado “uno de los más duros de mi vida”. Acompañó a los familiares de Franco desde primera hora hasta el desenlace por la tarde en Mingorrubio, donde se produjo la inhumación, pero lo vivido en Cuelgamuros fue especialmente complicado para los deudos y allegados. “A la salida”, recuerda, “estábamos desencajados”.

En primer lugar, “porque era el desenlace de algo que yo había intentado evitar profesionalmente durante un año y medio y al final me dieron hasta en el carné de identidad tanto el Tribunal Supremo, en una sentencia absolutamente injusta e incalificable, como el Constitucional”.

Sobre esos fallos judiciales considera que “quizás lo más mezquino fue la negativa del Tribunal Supremo en el incidente en el que yo pedía en nombre de la familia que garantizara que podían cubrir con la bandera de España -con escudo o sin él- el féretro de su abuelo, un español, un soldado y héroe de guerra”, recuerda el hijo del ministro de Franco José Utrera Molina. “Y el Supremo no solo niega ese derecho elemental, sino que nos impone las costas. Eso me produjo la sensación de ‘cállate porque no tienes nada que hacer, da igual lo que diga la ley, da igual que sea un derecho evidente de cualquier familiar de un español cubrir el féretro con la bandera”.

Utrera-Molina se lo había pedido antes a José Félix Bolaños, secretario general de la Presidencia del Gobierno, del que recibió un “no rotundo”, porque “hay gente que se puede sentir ofendida”, según dijo quien había llevado las negociaciones con la familia para el acto del 24-O. Motivo por el que el abogado acudió al Alto Tribunal. “Para mí la respuesta del Gobierno es incalificable, y la actitud del Supremo, aberrante”.

El letrado y portavoz de los Franco califica de “vileza” esa negativa. “Me cuesta mucho digerir eso”. Fue “un ejemplo de mala fe por parte del Tribunal Supremo. No solo estaba denegando los honores militares que le correspondían -de acuerdo con el reglamento de honores- sino el detalle de la bandera”.

En helicóptero por “una broma”

Una vez fuera de la basílica, ocurrió “una anécdota muy curiosa” que relata Luis Felipe Utrera-Molina. Tras “la última reunión con Bolaños”, esos días “nos mandábamos mensajes por WhatsApp, porque tenía que darle el DNI de todos para las acreditaciones”, pero “justo para la exhumación Francisco [Franco-Martínez Bordiú] no tenía el DNI y no encontraba el pasaporte. ‘Le conocéis, me parece un detalle nimio’”, trasladó el abogado. Pero la respuesta fue que “si no lo lleva, no puede ir”, porque el nieto mayor de los varones Franco viajaba en el helicóptero que trasladaría el féretro hasta El Pardo. Al letrado le parece “ridículo”. Se produce a continuación “un cruce de mensajes en ese momento en que no aparecía la documentación”, y Bolaños escribe: “Esto no funciona así”, y apunta: “Al final en el helicóptero vamos tú y yo”. El helicóptero, además, identificado en el texto “como un emoticono”. En ese momento, el abogado pensó: “Pues voy yo, quizá sea para evitar tensión con la ministra” [Dolores Delgado, que debía acomodarse en la aeronave como notaria mayor del Reino].

“Me subí en el coche con Francisco y cuando llegamos [a la zona de despegue, en un lateral del recinto] llevábamos quince minutos esperando -había que hacer tiempo a que el resto de la comitiva llegase a Mingorrubio- de pronto se me acerca Félix Bolaños y me pregunta: ‘¿Tú cómo te vas?’”. Le contesto que “en el helicóptero”, y me dice “no, no tienes sitio”. “Tú me mandaste un mensaje diciendo que íbamos tú y yo”. Y me contesta que “era broma”. “Saco el móvil y le enseño lo que me había escrito. ‘¿Cómo que broma?’ Me quedé en shock”. En ese momento Bolaños “se fue a hablar con Delgado y accedieron a que me incorporara”, dice el letrado, “sacando a uno de los escoltas para que él se fuera en coche y me dejara su sitio”.

“Así que fui en el helicóptero por una broma”, concluye Luis Felipe Utrera-Molina. “Luego repasando los mensajes me di cuenta: él lo que decía es ‘no, si al final vamos a ir tú y yo porque Francisco no tiene DNI’”.

Todo el episodio quedó registrado por las cámaras de TVE que emitían en directo el histórico acontecimiento.