Iglesias abandona un debate porque Vox “no se cree” las amenazas de muerte y Monasterio le dice: “Lárguese”

Gabilondo y Mónica García se han ido también tras afear sus palabras a la candidata de Vox

Thumbnail

Debate de los candidatos en la cadena Ser con bronca nada más empezar. La periodista Àngels Barceló lo moderaba y, antes de comenzar con los bloques temáticos, pidó a los cabeza de lista que hicieran una valoración de las amenazas de muerte que recibieron ayer el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, la directora general de la Guardia Civil, María Gámez y el candidato de Unidas Podemos a la comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, tras recibir sobres con balas en su interior.

Iglesias fue el primero en intervenir y se dirigió directamente a la candidata de Vox, Rocío Monasterio a la que le pidió que se retractara de sus palabras por no creerse la amenaza. “No es aceptable que cuando el ministro del Interior ha sido amenazado de muerte, o la directora general o yo, mi pareja, mi padre o mi madre hemos sido amenazados de muerte con cuatro balas”, la candidata de Vox “ponga en duda esas amenazas”. El candidato de Unidas Podemos lanzó la suya: “Si no se retracta, vamos a abandonar” el debate.

Monasterio, que además se encontraba sentada al lado de Iglesias, respondió que ella y su partido condenan “todo tipo de violencia” al tiempo que insistió en que le hubiera gustado que Iglesias condenara “la violencia que sufrimos en Vallecas”, cuando los de Abascal padecieron los ataques de radicales y se vieron en una batalla campal donde les lanzaron piedras, adoquines, palos, botellas y resultaron heridos simpatizantes, un diputado y un policía.

“Lárguese”

“Yo le animo a que vaya a una comisaría a denunciar estas amenazas”, indicó Monasterio al candidato de Unidas Podemos al tiempo que incidió en que “los españoles ya no nos creemos nada de este Gobierno. Si usted es tan valiente levántese y lárguese. Lárguese que es lo que queremos muchos españoles”. “Que se levante y se vaya usted de aquí, que es lo que están deseando un montón de españoles”, reiteró la candidata de Vox. “Tengo todo el derecho a decir que ya nadie se cree a este Gobierno”.

Pero Pablo Iglesias, al no escuchar las palabras exactas que buscaba de la candidata de Vox se dirigió a la moderadora: “Creo que está cometiendo un error, y si permitís que siga en este debate sin retractarse, nosotros lo vamos a abandonar”.

La candidata de Vox incidió: “A mí me gustaría escuchar su condena de la violencia como la he hecho yo aquí. Levántese y lárguese, venga. Lo estamos deseando muchos. Lárguese de una vez. Fuera de la política que es donde tiene que estar, daría una alegría a muchos españoles”.

Gabilondo salió en defensa de Iglesias y reprochó a la candidata de Vox su actitud: “¿Viene aquí a provocar?” El candidato socialista condenó “sin paliativos” las cartas de amenazas que ha recibido Iglesias, y expresó “todo su afecto” al también candidato morado. Cree, además, que Monasterio ha cometido “un error” al pedir a Iglesias que se marche”.

Monasterio replicó: “No, yo denuncio toda la violencia y me gustaría escuchar su condena de la violencia como he hecho yo aquí”.

Abandono

E Iglesias volvió a reiterar que se iba del debate: “Si no se retracta, creo que estáis cometiendo un error blanqueando que esta gente pueda estar defendiendo aquí cosas que van en contra de la democracia. Lo siento, creo que cometéis un error y nosotros no vamos a debatir con ello”. Se levantó, y se fue.

“Fuera del plató es donde tiene que estar, me alegro”, le despidió Monasterio.

Iglesias salió del set de debate mientras Ángels Barceló trataba de convencerle para que se quedara. “Esto es un debate electoral entre demócratas, y los demócratas lo que hacemos es escuchar”, le dijo la periodista a modo de reprimenda a la candidata de Vox y ésta le preguntó: “¿Usted es una moderadora o una activista política?”. “Soy una demócrata”, le respondía Barceló. La periodista tenía cogida la mano de Iglesias para evitar que se marchase y Monasterio replicó: “Eres una activista, cogiéndole la manita”.

Reproches

La candidata de Más Madrid, Yolanda García mostró todo su apoyo al líder de Unidas Podemos. A su juicio se ha “pseudonormalizado el odio” en la sociedad. Y reprendió a Monasterio: “¿Le han mandado balas a un compañero y usted sonríe?”, le preguntó. García ha instado a la candidata de Vox a hacer “algo digno en su vida” y la acusó de “no sólo ser mala gente sino ser una aberración”. “¿Tan mal les van las encuestas para montar este numerito, para este turismo de provocación?”, afeó a la candidata de Vox, quien ha acusado a García de poner “cara de amargada”.

El candidato de Cs, Edmundo Bal trató de calmar el debate e instó a Pablo Iglesias a que regresara y no le hiciera “el juego” a Monasterio. Asimismo, condenó todo tipo de amenazas, acosos y agresiones.

“Pararlo en las urnas”

A su salida de los estudios de RNE, el ex vicepresidente ha atendido a los medios de comunicación donde ha confirmado que se dispone de inmediato a denunciar las amenazas junto a su equipo jurídico. “Esto hay que pararlo en las urnas”, ha reivindicado. “Es gravísimo que una fuerza política se atreva a hacer propaganda copiada de la propaganda de los nazis”, ha protestado para después asegurar que “es un error que cuando la ultraderecha dice estas barbaridades se les normalice pretendiendo que se pueda discutir con ellos con normalidad”. Para Iglesias “no se puede aceptar en democracia ni el racismo ni el fascismo”. Ha justificado su abandono del debate porque “no puedo estar en un debate cuando alguien pone en cuestión la veracidad de unas amenazas de muerte terroristas y cualquier demócrata lo debería entender”, ha zanjado.

Desde Unidas Podemos criticaron tras el debate que el resto de candidatos madrileños deberían haber abandonado también el debate electoral, al igual que el líder de Podemos. “Si en una mesa hay 11 personas que están sentados y una es un nazi, el resto de personas que estén con ese nazi están participando también de ello. Igual sí hay que levantarse de la mesa, igual se tendrían que levantarse de la mesa todos”, ha apuntado la diputada morada Sofía Castañón en declaraciones a los medios de comunicación en las inmediaciones del Congreso.

Finalmente, y tras llevar un rato debatiendo, Gabilondo y Díaz también optaron por abandonar el debate.