El jefe del Frente Polisario citado a declarar el miércoles en la Audiencia Nacional

La activación de iniciativas judiciales impedirá que pueda abandonar el territorio nacional

Fotografía de archivo del líder del Frente Polisario y presidente de la República Arabe Democrática Saharaui (RASD), Brahim Ghali. . EFE/Javier Martín
Fotografía de archivo del líder del Frente Polisario y presidente de la República Arabe Democrática Saharaui (RASD), Brahim Ghali. . EFE/Javier MartínJavier MartínEFE

El jefe del Polisario, Brahim Ghali, que se encuentra internado en un hospital de Logroño, ha sido citado a declarar en la Audiencia Nacional, en concreto en el Juzgado central de Instrucción número 5, el próximo miércoles, según han informado a LA RAZÓN fuentes jurídicas.

Esta citación, a la que con toda probabilidad no podrá acudir, dado su estado de salud (se encuentra internado en la UCI) supone que alguno de los procedimientos que hay formulados contra él en España permanecen abiertos y que, por lo tanto, no podrá abandonar el territorio nacional antes de comparecer ante la Justicia.

Asimismo, han sido citados ese mismo día Sidahmed Battal y Bachir Mustafa Sayed, también miembros del Frente Polisario. Dos días después, deberá comparecer Mohamed el Khalil y Mohamed Salc Adesamada, en condición de querellado.

Según habían informado medios marroquíes, el juez Santiago Pedraz emitió una orden el 13 de abril para interrogar a Brahim Ghali sobre la base de una denuncia presentada por El Fadel Breika, un bloguero de nacionalidad española, disidente del Frente Polisario, que acusa a los dirigentes del grupo de secuestro y torturas.

Ghali fue trasladado desde Argelia a España, con nombre supuesto, en un avión medicalizado e internado en el Hospital San Pedro de la capital riojana.

Su llegada produjo una profunda irritación en Marruecos, donde Ghali está considerado como el enemigo público número uno, hasta el punto de que se ha formulado una protesta oficial después de que nuestro embajador en Rabat fuera llamado a consultas urgentes. En el país vecino, según medios consultados por este periódico, no se entiende el trato de favor al jefe del Frente Polisario y que se intentara ocultar un asunto tan delicado y sensible, además de considerar que Ghali debe hacer frente a sus presuntas responsabilidades judiciales. En cualquier caso, las relaciones diplomáticas entre ambos países han sufrido un serio revés.

La prensa marroquí recuerda que, además del caso del bloguero, Ghali fue objeto de querella por parte de la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (Asadeh) y por la Asociación Canaria de Víctimas del Terrorismo (Acavite). Y que también es objeto de enjuiciamientos individuales. Es el caso de Khadijatou Mahmoud, una joven saharaui que la acusa de haberla violado en 2010, en la sede de la “embajada” de la RASD en Argel.