Sánchez evita aclarar si recurrirá el fondo de la Generalitat

Asegura que no le sorprende que Biden no le haya recibido, porque no se cursó petición por ninguna de las dos partes

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su viaje oficial a EE UU
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su viaje oficial a EE UUJuanJo MartínEFE

El Tribunal de Cuentas ha paralizado las órdenes de embargo de bienes de hasta 34 altos cargos y funcionarios del Gobierno de Cataluña, encausados por el “procés”. Entre ellos, el ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont y su vicepresidente, Oriol Junqueras.

Este jueves se venció el plazo para realizar el pago de 5,4 millones de euros de fianza en concepto de responsabilidad contable que se reclama a los encausados por promocionar la causa independentista en países extranjeros, 24 de los cuales habían solicitado un aplazamiento, acogiéndose a los avales del Institut Català de Finances tramitadas por el Govern.

El presidente del Gobierno, de gira económica por EEUU esta semana, no se ha pronunciado a respecto de esta decisión y tampoco ha aclarado si su Gobierno recurrirá el fondo de la Generalitat para evitar que avale a los encausados por el Tribunal de Cuentas.

Coincidiendo con la madrugada de su segundo día de viaje oficial a EE UU, Sánchez abandonó Nueva York tras una frenética jornada en la Gran Manzana para cruzar el país hasta la costa oeste, a 6 horas de distancia en avión, y aterrizar en Los Ángeles. Dar a conocer las grandes oportunidades que se presentan en España para los inversores estadounidenses, bancos y fondos de inversión en los próximos meses post-pandemia es el principal motivo de su viaje oficial.

“España es el mejor país del mundo para invertir”

“España es el mejor lugar del mundo para invertir”, recalcó Pedro Sánchez en diversas ocasiones durante su primera parada en EEUU. Con esa carta de presentación, el presidente inició una intensa gira económica de tres días en tres ciudades claves del país: Nueva York, Los Ángeles y San Francisco.

Una buena parte de la apretada agenda en Manhattan estuvo dedicada al encuentro con un grupo de altos ejecutivos de grandes bancos y fondos de inversión americanos, a quienes Sánchez dio a conocer las oportunidades de inversión que se abren con el Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia y la llegada de los fondos europeos.

Esa ayuda de 140.000 de euros (la mitad en transferencias directas y la otra mitad en préstamos, lo que supone el 12,5% del BID español del año pasado) llegará a España próximamente, permitiéndole a Sánchez abrir camino para alcanzar su meta de atraer 500.000 millones en capital privado.

Las áreas de mayor interés para los inversores durante esos encuentros fueron, al parecer, los ámbitos verdes, el mundo digital, el sector industrial y la formación, aunque Sánchez reconoció que mostraron preocupación por la reforma laboral. Una reunión que fuentes de Moncloa valoran como “muy exitosa” por la buena acogida de los planes del Gobierno de España y el interés despertado sobre el país como destino de inversión.

A eso mismo asegura el presidente del Gobierno haber venido a EEUU, a presentar el plan de recuperación económica a inversionistas extranjeros para convencerles de que España es la mejor opción para sus negocios. Entre ellos, el magnate y ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, y el presidente de BlackRock (la empresa de gestión de activos más grande del mundo), Larry Fink.

Pedro Sánchez también participó en una entrevista, de formato coloquio, de 35 minutos en directo y en inglés con la agencia de noticias Reuters desde el Instituto Cervantes de Nueva York, en el corazón de Manhattan. Al llegar, Pedro Sánchez saludó a una docena de trabajadores que le esperaban en fila para recibirle.

A pocas calles de distancia, en la planta 47 del emblemático edifico Chrysler de Nueva York, la Oficina Comercial y Económica española recibía al séquito presidencial a última hora de la tarde para que el presidente inaugurara oficialmente la nueva sede neoyorkina.

Durante una conversación informal con periodistas, justo antes de abandonar el edificio Chrysler rumbo a la otra punta del país (4.500 km de distancia entre Nueva York y Los Ángeles), el presidente del Gobierno se acercó a los medios españoles, a quienes atendió de manera espontánea durante unos 20 minutos.

Que Joe Biden no le haya recibido en la Casa Blanca no le sorprende, ya que recuerda que, en los seis meses que lleva de mandato, Ángela Merkel ha sido la única líder europea invitada a la residencia presidencial hace apenas unos días. Aunque asegura que no ha habido petición de encuentro por ninguna de ambas partes, Pedro Sánchez confiesa que estará encantado de volver a EE UU para reunirse con su homólogo estadounidense.

El tema catalán, asegura Sánchez, no ha salido en ninguna de sus reuniones. Ni inversores, ni empresarios, ni periodistas con los que ha mantenido encuentros han hecho alusión alguna al tema, en contraste con su última visita al país en 2018, en pleno auge del movimiento independentista.

El presidente se mostró cercano y dispuesto a responder a la batería de preguntas de los periodistas españoles que le acompañamos en esta gira exprés, convencido de que nuestro país es la mejor carta de presentación desde muchos aspectos para los inversores estadounidenses y repitiendo una y otra vez ese mensaje. Posicionando a España a la vanguardia en agenda verde, digitalización e igualdad de género, Sánchez defendió que es un político que cumple y que ofrece resultados, mientras “la oposición sólo grita”.

En el corrillo con periodistas, sin distancia social pero con mascarillas, el presidente del Ejecutivo compartió su grata sorpresa al sentir que en EEUU ya empieza a experimentar cierta normalidad tras los duros tiempos de pandemia, el mejor ejemplo de que “hay meses que se sienten como años”. Con mirada de futuro, Pedro Sánchez apuesta por el sector privado y los inversionistas extranjeros como elementos fundamentales en la recuperación económica post-COVID.

Gira económica en la Costa Oeste: Los Ángeles y San Francisco

Apostarle a aumentar inversión en ciencia, atraer producción audiovisual, generar nuevos puestos de empleo en la industria del cine y potenciar el uso del español en EEUU son los objetivos principales del Ejecutivo español en la siguiente parada de su gira por EE UU: California.

Toda las miradas están puestas en el cielo de Los Ángeles: el de las estrellas del espacio, con una visita oficial a las instalaciones del Laboratorio Jet Propulsion de la NASA con presencia de científicos españoles (más de una veintena forman parte de la plantilla de 7.000 trabajadores); y a las de Hollywood, meca de la industria del cine en todo el mundo.