Un recurso amenaza con retrasar la llegada del blindado estrella del Ejército

Las alegaciones de Pap Tecnos contra la elección del sistema de armas de Escribano podrían afectar a los plazos de entrega del 8x8 “Dragón”

Torre Toledo de 30 mm de Pap Tecnos
Torre Toledo de 30 mm de Pap TecnosPap Tecnos

El Ministerio de Defensa ha intentado encarar la recta final para empezar a fabricar el Vehículo de Combate sobre Ruedas (VCR) 8x8 “Dragón” con el cierre de las dos últimas incógnitas del programa: los sistemas de armas y de comunicaciones, pero no todo ha salido como esperaba. Pese al esfuerzo ministerial por cumplir los plazos y encarrilar de una vez por todas un programa que lleva abierto más de 14 años, el proceso acaba de encontrar una nueva piedra en el camino con la que tropezar. La adjudicación de la torre de armas remota de 30 mm ha sido recurrida por una de las concursantes: Pap Tecnos. ¿El motivo? Pues el presunto incumplimiento de alguna de las condiciones de la licitación. ¿La consecuencia? Que nadie sabe qué va a pasar ahora y quizás esto puede afectar a los plazos del programa con nuevos retrasos. De hecho, si el problema entra en un proceso judicial puede alargase y mucho.

¿Y qué dice la adjudicataria del contrato? Pues preguntada por esta situación, desde Escribano Mechanical and Engineering (EME) prefieren no entrar en polémicas. Según la empresa con base en Alcalá, la queja de Pap Tecnos es contra el Ministerio de Defensa, ni contra ellos ni contra la UTE que gestiona el programa, Tess Defence, por lo que consideran que no deben meterse. Lo que sí que recuerdan es que su torre superó todas las pruebas que le pusieron y que recientemente se han puesto en contacto con Rafael en Israel, que es la fabricante del Spike, para integrar el misil en su estación de armas. Cabe reseñar aquí lo complicado que puede ser este proceso, ya que Rafael es la casa matriz de Pap Tecnos, que precisamente compitió en este concurso con la torre israelí adaptada a las necesidades españolas.

Estación de armas Guardian 30 de Escribano. FOTO: Ministerio de Defensa

Un largo proceso

Está claro que en un concurso gane quien gane habrá quien no quede contento pero, más allá del habitual derecho al pataleo, Pap Tecnos cree contar con unos argumentos en los que confía totalmente para justificar su recurso.

Para entender todo esto hay que echar un vistazo a la historia del “Dragón”, un vehículo que se basa en el Piraña 5 de General Dynamics European Land Sistems-Santa Bárbara Sistemas (GDELS-SBS), para cuyo desarrollo como proyecto se unieron en UTE, allá por el año 2015, la propia SBS más Indra como sistemista y SAPA Placencia con sus motores. El programa del vehículo había empezado a rodar pero faltaban los sistemas de armas, así que en paralelo comenzó a buscarse empresa para armar al 8x8 con tres torres distintas: una de 12,70 mm, una de 30 mm tripulada y una de 30 mm no tripulada. Esta última es la que nos ocupa.

Ese mismo año se realizó el primer proceso de selección entre las compañías interesadas. De las en torno a dos decenas de propuestas recibidas, el Ministerio invitó solo a cinco de ellas a seguir adelante. El siguiente filtrado se hizo en 2016, las empresas realizaron demostraciones con sus torres y mostraron su capacidad para lanzar el misil Spike, que es el que utiliza el Ejército de Tierra y siempre ha sido uno de los requisitos indispensables para que la torre fuera válida. Este proceso solo lo realizaron dos empresas: Pap Tecnos (con la torre de Rafael adaptada y a construir en Torrejón) y Navantia (que concursaba en alianza con Expal y Elbit con una torre de esos últimos también adaptada a las necesidades españolas y a construir en España). Se puso entonces en marcha el denominado Programa de Reducción de Riesgos Tecnológicos, donde cada empresa entregó una torre para que el Ejército la probara.

Tres prototipos del VCR 8x8 con las estaciones de estaciones de armas de 30 mm remotas y tripulada probadas FOTO: GDELS-SBS

Tras diversos contratiempos que fueron retrasando el programa, en 2020 el Ministerio de Defensa dio el visto bueno a la incorporación de Escribano Mechanical and Engineering a la antigua UTE integrada por SBS, Indra y SAPA. Nació así Tess Defence, una sociedad anónima que en agosto de ese mismo año firmó el contrato con el Ministerio de Defensa para gestionar el programa del “Dragón”.

El proceso continuó en 2021, ya con la torre de Escribano en la pugna, y en abril se presentaron los requisitos de selección de la estación de armas y se avisó de que se elegirá la mejor oferta final en base a tres aspectos: el plan industrial, el aspecto técnico y el precio.

Después de un primer informe, en el que según Pap Tecnos su propuesta fue la que quedó en mejor posición, el Ministerio solicitó una mejora de las ofertas y, tras una segunda valoración, informó de que la adjudicataria del contrato de la serie sería finalmente para Escribano.

El recurso

Pap Tecnos no está conforme con la decisión y alega al Ministerio que el producto elegido “incumple de manera manifiesta los requerimientos técnicos exigidos en el procedimiento”. No solo eso, también se queja de que en el concurso “se han infringido de forma manifiesta e insubsanable las normas y principios del procedimiento de selección del suministrador”.

En base a estas quejas, desde la empresa consideran que la decisión de la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) resulta “contraria a derecho”. ¿La solución?, Pap Tecnos reclama que se repita el proceso pero esta vez sin Escribano.

¿Pero en qué se basa Pap Tecnos? Pues aseguran que la adjudicataria “fue invitada a participar en el concurso por ser accionista de Tess Defence pese a no haber participado en el programa de reducción de riesgo”, lo que para la filial de Rafael en España implica que “ha presentado un sistema de armas que incumple el requisito de madurez tecnológica exigido”. Pap Tecnos se explica: “La torre seleccionada es un producto todavía en fase de desarrollo, sin certificar el blindaje, unos sistemas electrópticos que serán reemplazados y una inexistente integración del misil Spike, elemento crítico que se exige en los documentos de la solicitud de oferta facilitados por Tess Defence a los licitadores”.

Hay otro punto del proceso de selección con el que Pap Tecnos no está contenta: la petición de mejora de las ofertas iniciales, el denominado BAFO (Best and Final Offer). Según la empresa de Torrejón, “contradiciendo lo establecido en el RFQ (Request for Quotation) que se trataba de un BAFO, la DGAM emitió posteriormente un segundo BAFO, lo que permitió que la oferta económica presentada por el adjudicatario pasara a ser la mejor ponderada”.

Pap Tecnos también protesta porque considera que el hecho de que Escribano forme parte de Tess conlleva un “conflicto de interés motivado por la presencia del adjudicatario en el procedimiento en condición de licitador, lo que ha generado una ventaja competitiva indebida para el ganador de la licitación e indirectamente para Tess Defence”.

Las radios

Mientras la polémica por las torres pone en riesgo los plazos del programa, al mismo tiempo el Ministerio sigue trabajando para sacarlo adelante con la adjudicación de los sistemas de comunicación, la tercera de las tres grandes patas del programa tas el propio vehículo y la torre de armas. La elegida en este caso ha sido la alianza industrial hispano-israelí formada por Telefónica, Aicox y Elbit. Y también ha habido descontentos, de hecho aún no se descarta que alguno de los implicados mueva ficha en un sentido parecido a Pap Tecnos, si bien de momento no ha habido anuncios oficiales al respecto.

El contrato, recién firmado este mes de julio, contempla la adquisición de un primer lote de 352 radios para el VCR 8x8. La propuesta de Telefónica, Aicox y Elbit está basada en la familia E-Lynx y competía con otras dos ofertas, la radio Tgor de Tecnobit-Grup Oesía y la Synaps de Thales e Indra.

Al contrario que en el caso de torres, en el de las radios de la familia de radios E-Lynx ya es conocida por el Ministerio de Defensa, de hecho, en octubre de 2020 la DGAM adjudicó precisamente a estas empresas un contrato de 6,5 millones de dólares para el suministro de 550 nuevas radios del combatiente del tipo hand-held para despliegues en zonas de operaciones a partir de mediados de este mismo año.

Radio de combatiente E-Lynx de Elbit, Telefónica y Aicox para el Ejército de Tierra. FOTO: Elbit

Estas radios, al igual que las del 8x8, están basadas en el sistema E-Linx, una familia de sistemas de cuarta generación basados en tecnología SDR (radios definidas por software), que incluye las citadas radios hand-held 7200-HH, radios manpack, radios vehiculares y también equipos aeronáuticos, además del correspondiente centro de configuración del sistema (herramienta Configuration Suite) y centro de gestión de cifrado (herramienta Security Suite).

Ahora, con el recurso en trámite, queda por ver qué pasará con el programa y si el proceso que se inicie para resolver esta cuestión puede afectar a los plazos de fabricación del vehículo, lo que alargaría la incorporación de una herramienta ampliamente demandada por las Fuerzas Armadas españolas. De momento cualquier posibilidad está abierta, incluso la aparición de otros procesos similares.