Robots, buques inteligentes o realidad virtual: así serán las Fuerzas Armadas del futuro

La Industria de Defensa reunió en la feria Feindef las últimas tendencias en armamento y equipamiento

Vehículo terrestre no tripulado "Mutt" de SBS con la torre Guardian de Escribano
Vehículo terrestre no tripulado "Mutt" de SBS con la torre Guardian de Escribano FOTO: Infodefensa

Vehículos militares sin conductor, simuladores de tiro con gafas de realidad virtual, estaciones de armas automáticas, helicópteros futuristas, misiles y cohetes guiados de última generación, una fragata que parece una nave espacial y hasta un dron “‘bomba”. Todo esto lo pudieron ver los asistentes a la feria Internacional de la Defensa y la Seguridad (Feindef) celebrada recientemente en Madrid. El evento fue el escaparate de las últimas tendencias en armamento y equipamiento para las Fuerzas Armadas. En torno a 200 empresas del sector, la mayor parte españolas, se dieron cita en el recinto de Ifema para exponer sus novedades.

Una de las grandes apuestas fueron los vehículos no tripulados terrestres, más conocidos como UGV. Nada más entrar a la feria, los visitantes se topaban con un blindado de cadenas “Ascod” de Santa Bárbara Sistemas equipado con un interruptor que lo convierte en opcionalmente tripulado. Es decir, el conductor puede soltar en un determinado momento las manos del volante, apretar ese botón e inmediatamente el vehículo pasa a ser totalmente autónomo. Esta empresa también exhibió su UGV “Mutt”, un vehículo de ocho ruedas, con capacidad de carga de 500 kg, dotado para la ocasión con una torre remota de 12,7 mm Guardian de la empresa española Escribano. El “Mutt” mide tres metros de largo por 1,5 metros de ancho y puede utilizarse para trasladar material o para proteger a un grupo.

Otro vehículo no tripulado que dio mucho de qué hablar fue “Valkyrie”, de la firma leonesa Sascorp. Se trata de un blindado de seis ruedas grande, de cinco metros de largo por dos de ancho y una capacidad de carga de 4.000 kg. Lo curioso en este caso es que es anfibio, lo mismo puede hacer misiones en tierra firma que entrar navegar por el agua gracias a unas turbinas. Este UGV tendrá una notable potencia de fuego, pudiendo portar una torre con un cañón de 40 mm o incluso lanzamisiles.

UGV "Valkyrie" de Sascorp
UGV "Valkyrie" de Sascorp FOTO: Infodefensa

Durante la feria también quedó claro que la realidad virtual es otra de las tecnologías que han irrumpido con fuerza en el mundo militar, en concreto para revolucionar el entrenamiento del soldado. Eso de ponerse unas gafas y meterse en un escenario realistas ya no solo es cosa de los videojuegos. Indra desveló su nueva versión del simulador “Victrix”, que sumerge a los soldados en un entorno virtual urbano donde pueden preparar sus misiones con gran realismo y precisión, pero sin salir de una sala. El sistema permite el entrenamiento en una misma misión de hasta seis soldados a la vez. Cada uno porta unas gafas de realidad virtual y sensores en su cuerpo que permitan al simulador detectar su posición y reproducir todos sus movimientos. Navantia también presentó simuladores donde los usuarios pueden entrar en un buque virtual para interactuar con él, ya sea para abrir la puerta del excusado o atracar en un puerto, o donde pueden aprender a izar una lancha. Cualquier cosa.

Buques futuristas, drones kamikaze, helicópteros…

Más allá del mundo virtual, el astillero español Navantia puso el foco en sus dos grandes proyectos, la fragata F-110 y el submarino S-80, pero también mostró la maqueta de su futuro buque de combate, bautizado como “Smart 4000″. Aunque de momento solo es un concepto, el constructor naval explica que esta embarcación, con un desplazamiento de en torno a 4.000 toneladas y una eslora de 120 metros, podrá operar con todo tipo de vehículos no tripulados: aéreos, submarinos y también de superficie, y encima tendrá un reducido impacto ambiental, como todos los productos futuristas de la feria, que además de parecer de ciencia ficción resulta que son sostenibles, no por lo que ayudan al medio ambiente, o no solo, sino porque a menos impacto menos gasto total.

Smart 4000, buque futurista de Navantia
Smart 4000, buque futurista de Navantia FOTO: Infodefensa

También se vieron armas que parecían provenientes de esos futuros distócicos tan queridos en las películas de hoy en día. Una es un dron suicida diseñado por la empresa española Arquimea. Recibe el nombre de QLM-40 y es básicamente en un dron equipado con un proyectil, lo que en el argot militar se conoce como munición merodeadora. El sistema se pone en el aire con lanzador automático, justo después despliega las alas y comienza sobrevolar una determinada zona en busca del objetivo. Desde tierra el operador controla cada movimiento desde un punto seguro. El sistema tiene la capacidad de reconocer un área, identificar y seleccionar el objetivo y actuar contra él, o bien también puede hacer un reconocimiento y abortar la misión si finalmente así lo decide el operador.

La feria además sirvió para ver el helicóptero más moderno de las Fuerzas Armadas españolas, el NH90 del Ejército del Aire, conocido como “Lobo”. La misión principal de esta aeronave fabricada por Airbus Helicopters, de la que ya hay en servicio seis unidades, es el rescate de personas en la mar. Para ello, cuenta con una potente cámara panorámica de búsqueda y una grúa de rescate de doble gancho, además de comunicaciones por satélite de última generación.

La industria también mostró sus avances en cohetes y misiles. Instalaza, la empresa zaragozana que ha exportado lanzacohetes C90 y Alcotán a medio mundo, expuso una maqueta de su nueva munición guiada para el Alcotán con un mayor alcance y precisión, junto con un nuevo lanzacohetes desechable, el CS70, con un calibre de 70 mm, más ligero y fácil de transportar por el soldado. Casi al lado de Instalaza estaba Pap Tecnos, filial en España de la israelí Rafael, que presentó en su estand la familia de misiles “Spike”. El Ejército de Tierra y la Infantería de Marina están muy interesado en el “Spike LR2″, un misil de quinta generación que aumenta el alcance respecto a su anterior versión hasta los 5,5 kilómetros.

Dron merodeador de Arquimea
Dron merodeador de Arquimea FOTO: Infodefensa

Grandes programas: VCR 8x8 Dragón, F-110 y FCAS

El evento permitió conocer los avances en los programas estrella de las Fuerzas Armadas en tierra, mar y aire. En la exposición de material llamaba la atención el famoso “Vehículo de Combate sobre Ruedas (VCR) 8x8 Dragón”, expuesto por primera vez al gran público en una feria internacional. Este blindado será la columna vertebral del futuro Ejército de Tierra y está previsto que comience a operar en el segundo semestre del próximo año. Durante Feindef, trascendió que ya hay contactos para incorporar en la torre del vehículo, fabricada por la española Escribano, el misil israelí “Spike”.

Además, Navantia ofreció detalles sobre el programa de las fragatas F-110 para la Armada española y de las tecnologías disruptivas asociadas a estos buques, como el gemelo digital. Un concepto cada vez más de moda que consiste básicamente en replicar hasta el más mínimo detalle de la plataforma física en el mundo virtual para mejorar desde la construcción, hasta el mantenimiento a lo largo de su vida. La construcción de estos buques comenzará el próximo mes de marzo en el astillero de Ferrol.

Blindado 8x8 "Dragón"
Blindado 8x8 "Dragón" FOTO: Infodefensa

El Futuro Sistema Aéreo de Combate (FCAS) es el otro gran proyecto en el que está involucrada la industria española. Uno de los mayores estands de la feria estaba dedicado a este programa. Indra, como coordinador nacional, Airbus, ITP Aero y el consorcio Satnus -formado por GMV, Tecnobit y Sener- son los máximos exponentes nacionales proyecto que involucra también a las grandes firmas del sector de Francia y Alemania. Para la primera fase de desarrollo de demostradores, España ya ha comprometido 2.500 millones de euros.

Todo esto conformara el Ejército del futuro, automatismos, mantenimiento virtual, drones... El soldado del mañana estará más a salvo, más protegido tras la tecnología, pero sin dejar que esta actúe sola, uno de los grandes miedos de los profetas pese a las reglas básicas que estableció el gran Isaac Asimov. Él soñó los problemas y les puso nombre y cota, ahora se diseña basándose en esos conceptos, pero intentando no entrar en lo que tanto miedo dio al literato: la inteligencia artificial. Está ahí, en todo, pero de momento todo bajo control humano. Al menos por ahora.

Nuevas gafas de realidad virtual del simulador Vitrix de Indra
Nuevas gafas de realidad virtual del simulador Vitrix de Indra FOTO: Infodefensa