Otros tres condenados por el 11-M saldrán de prisión este año

A Bouharrat, Aglif y Toro, este último ya en tercer grado, les seguirá Bouchar en 2023. Los tres principales condenados -Zougam, El Gnaoui y Trashorras- no cumplen sus condenas hasta 2044

Jamal Zougam (en la imagen en el juicio) fue condenado como autor material de los atentados y no cumplirá su condena hasta 2044
Jamal Zougam (en la imagen en el juicio) fue condenado como autor material de los atentados y no cumplirá su condena hasta 2044

El próximo marzo se cumplirán 18 años de los atentados del 11-M. Siete de los 18 condenados en el juicio por los atentados de Madrid -en los que 191 personas fueron asesinadas y 1.800 resultaron heridas- continúan en prisión en España (uno más, Hassan El Haski, está encarcelado en Marruecos, donde desde 2019 cumple diez años de prisión, aunque por los atentados de Casablanca de 2003). Pero tres de ellos recuperarán la libertad en 2022.

El primero, precisamente en el mes del aniversario de la matanza en los trenes, será Antonio Toro, absuelto por la Audiencia y condenado a cuatro años por el Tribunal Supremo por tráfico de explosivos y a quien la acumulación de otras dos condenas por este mismo delito y por tráfico de drogas mantiene aún en prisión, aunque en régimen de semilibertad desde que en febrero del pasado año Instituciones Penitenciarias le concediese el tercer grado.

Este mismo año, en su caso el 1 de abril, está previsto que extinga su condena Rachid Aglif, «el Conejo», mano derecha de Jamal Ahmidan «el Chino» (uno de los suicidas del piso de Leganés donde se inmolaron los autores materiales del 11-M) que fue condenado a 18 años de cárcel por pertenencia a organización terrorista y suministro de sustancias explosivas. Y unos meses después, el 30 de octubre, cumplirá su condena Mohamed Bouharrat, condenado a doce años de prisión, también por pertenencia a organización terrorista.

Con estas tres excarcelaciones, únicamente quedarán en prisión por estos hechos cuatro de los condenados. Uno de ellos por poco tiempo, pues Abdelmajid Bouchar, conocido como «el Gamo», quien huyó del piso de Leganés cuando se percató de la presencia de los agentes al bajar la basura, extinguirá su condena de 18 años de prisión el 12 de agosto de 2023.

Los últimos, 40 años en prisión

Los tres principales condenados serán los últimos en cumplir las penas impuestas. Y para ello les restan más de veinte años. No lo harán hasta 2044. Jamal Zougam, considerado autor material de los atentados, y el ex minero asturiano José Emilio Suárez Trashorras, que facilitó los explosivos sustraídos en Mina Conchita a la célula del 11-M (lo que le supuso una condena de 34.715 años de cárcel), lo harán casi de la mano, el 2 y el 3 de marzo de 2044, cuando cumplan estrictamente los 40 años de estancia en prisión que, como máximo, permite la ley desde la reforma del Código Penal de 2003.

Lo mismo sucederá, aunque unos días después, con el que será el último condenado por los atentados de Madrid en cumplir su condena, Otman El Gnaoui –como Jamal Zougam, con casi 43.000 años de condena a sus espaldas-, pues su excarcelación se prevé, a día de hoy, el 19 de marzo de 2044.

Las próximas excarcelaciones de Toro, Bouharrat y Aglif serán las primeras que se produzcan entre los condenados del 11-M desde junio de 2019, aunque en esa ocasión Hassan el Haski (a quien la sentencia no consideró uno de los «cerebros» de los atentados, como pretendía la Fiscalía) no recuperó la libertad, al ser entregado a Marruecos después de ser condenado por el Tribunal de Apelación de Salé a diez años de prisión (tras ser absuelto en primera instancia) por los atentados de Casablanca de mayo de 2003, en los que fueron asesinadas 45 personas.

“El Gamo” soñaba con una medalla olímpica

Dos años antes pusieron punto y final a su estancia en prisión Youssef Belhadj (como El Haski, señalado por la Fiscalía como uno de los ideólogos de la matanza, una acusación que no dio por acreditada el tribunal), Hamid Ahmidan, primo de «El Chino», y Saed El Harrak.

El próximo en extinguir su condena será Antonio Toro. El cuñado de Suárez Trashorras ya disfruta del tercer grado desde febrero del pasado año. Absuelto por la Audiencia Nacional, el Supremo le impuso una pena de cuatro años de prisión por tráfico de explosivos. La posterior de otras dos condenas previas alargó su estancia en la cárcel, donde desde hace casi un años goza de un régimen de semilibertad.

Bouchar, el terrorista que soñaba con una medalla olímpica en atletismo (así lo declaró en el juicio), también cumplirá su condena en 2022. En la vista oral, negó que huyera del piso de Leganés a la carrera cuando reparó en la presencia policial al bajar la basura. Su huida es digna de un guion cinematográfico: se escapó en tren a Francia desde San Sebastián y recorrió ocho países en 16 meses (en un viaje que, según contó al tribunal, solo le costó mil euros) antes de ser detenido en Serbia el 17 de agosto de 2005. Tenía 24 años cuando fue condenado. Ahora, saldrá de prisión con casi 40.