Robles mantiene su apoyo cerrado al CNI y defiende la “legalidad” del espionaje a independentistas

Insinúa que Rufián “prefirió no ver” la documentación que llevó Paz Esteban a la Comisión de Secretos “por si le podía afectar”

Tensa y bronca sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados esta mañana a cuenta de los casos de espionaje con Pegasus. Y entre los miembros del Ejecutivo que han tenido que responder a las preguntas de los parlamentarios estaba la ministra de Defensa, Margarita Robles, quien un día después de la salida de Paz Esteban de la dirección del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) ha vuelto a mostrar su apoyo cerrado a los servicios de inteligencia españoles y a la legalidad de sus actuaciones en relación con la vigilancia a una veintena de políticos independentistas.

Dos preguntas había esta mañana en el orden del día para la titular de Defensa y en las dos el tono se ha ido elevando por segundos, con llamadas de atención del vicepresidente primero de la Cámara, el socialista Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, incluidas.

La primera ha sido la del diputado del PP y presidente de la Comisión de Defensa, José Antonio Bermúdez de Castro, quien ha hablado de “indigna destitución” de la directora del CNI y ha pedido a Robles que valore tanto esa destitución como las críticas “injustas” de sus “socios políticos” a los servicios de inteligencia. Y tajante, la ministra le ha respondido apuntando: “Ni usted ni nadie me va a dar lecciones de la Defensa, de los funcionarios del CNI ni de las Fuerzas Armadas, no lo voy a consentir”. Con cada palabra, Robles ha ido elevando el tono mientras el murmullo de los diputados del PP crecía en el hemiciclo. Primera llamada de atención del vicepresidente de la Cámara al Grupo Popular pidiéndoles “escrupuloso silencio”.

La ministra ha continuado recordando que lleva cuatro años “trabajando con sentido de Estado” y “defendiendo” a “nuestros servicios de Inteligencia, a nuestras Fuerzas Armadas y a España”, pidiendo una vez más a Bermúdez de Castro que no le den “lecciones”.

Ceder al chantaje

El popular ha insistido en que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez “ha vuelto a someterse a las exigencias de Esquerra y Bildu, y ha entregado la cabeza de la directora del CNI para salvar la suya”. “No se puede gobernar España cediendo ante el chantaje de quienes quieren destruirla”, ha sentenciado pidiendo “pasar página cuanto antes de esta legislatura”. Robles ha vuelto a responder tajante que “respeten a las Fuerzas Armadas, a los servicios de Inteligencia, a los funcionarios públicos y a España”. Al mismo tiempo ha exigido a la oposición que “no desacrediten internacionalmente a España”. Y, de nuevo: “Ni una sola lección”.

Tras Bermúdez de Castro le ha tocado preguntar a Gabriel Rufián, de ERC, pero antes de responder el vicepresidente de la Cámara ha vuelto a llamar al orden por los abucheos que se escuchaban. El republicano ha preguntado a la ministra si está satisfecha con la actuación de los Servicios de Inteligencia, a lo que Robles ha respondido que “sí”, porque “trabajan para que usted y yo podamos tener unas libertades que en otro caso no tendríamos”.

Pero Rufián ha criticado el “patriotismo tóxico” de Robles y ha insinuado que el Gobierno sigue ocultando información. No se ha referido a la vigilancia a políticos separatistas y únicamente ha hecho referencia a que “la cruda realidad es que se ha espiado, o quizás aún se está espiando, el teléfono del presidente del Gobierno, el del ministro del Interior y el suyo”, señalando a la ministra como “responsable por acción o por omisión”. Y ha insistido en que, “como demócratas”, pedimos explicaciones.

“No tiene valor”

En su respuesta, Robles ha sido aún más dura y ha deslizado que Rufián “prefirió no ver” la documentación aportada por la exdirectora del CNI Paz Esteban en la Comisión de Secretos Oficiales “por no tener el valor de ver lo que se iba a encontrar allí por si les podía afectar”.

Una documentación, ha destacado la ministra, en la que estaban las “resoluciones judiciales motivadas que llevó la directora del CNI”. Por ello, insinuando que el diputado de Esquerra “no querría saber la verdad”, ha criticado que “venga aquí con su frase ocurrente para hacer méritos”. “¿Qué hizo en la comisión? ¿Vio y examinó la resoluciones?”, le ha preguntado añadiendo que “ahí tiene la máxima transparencia y el máximo cumplimiento de la legalidad”.

Y al cerrar su intervención, nueva llamada de atención al diputado del PP, Juan José Matarí, por “reiteración”. “Conténgase en el hemiciclo”, le ha espetado Gómez de Celis.