Así será el futuro gran dron europeo militar en el que participa España: mayor que un F-18 o un Eurofighter

La aeronave tendrá 26 metros de envergadura, 16 de longitud y seis de alto. Estas dimensiones, para hacerse una idea, superan en envergadura alar a la de los actuales cazas de combate españoles

Recreación digital de futuro Euromale
Recreación digital de futuro Euromale FOTO: Airbus

España trabaja, desde hace años, en el programa EuroMALE 2025 RPAS, el programa europeo de cooperación más importante en el ámbito de los drones y las aeronaves no tripuladas que surge del acuerdo alcanzado en el Consejo Europeo de diciembre de 2013 entre los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea.

Su finalidad será proporcionar a las fuerzas armadas de los países implicados un sistema aéreo estratégicooperacional dotado de una elevada capacidad de reconocimiento, vigilancia y adquisición de objetivos para poder realizar misiones ISTAR (Intelligence, Surveillance, Target Acquisition and Reconnaissance). Para conseguirlo hay que desarrollar una especie de avión planeador que pueda volar a cotas medias (con un techo máximo del orden de los 13 kilómetros) y permanecer en el aire alrededor de 24 horas.

En el proyecto, gestionado por la OCCAR, trabajan Alemania, Francia, Italia y España y, de hecho, el Ministerio de Defensa español ya ha presupuestado una inversión de casi 1.900 millones de euros para este programa.

Este importe, autorizado por el Ministerio de Hacienda, incluye el desarrollo, producción y apoyo a la entrada en servicio, así como el apoyo logístico del programa Euromale.

En concreto, España invertirá 1.739,3 millones de euros en las fases de desarrollo y producción de los cuatro sistemas adquiridos. Cada uno de esos sistemas está compuesto por tres drones y dos estaciones de control en tierra (GCS, por sus siglas en inglés). Desde estas estaciones, los pilotos dirigen los movimientos del dron y supervisión el correcto funcionamiento de los sensores y las cámaras que incorpora durante la misión. En total, el pedido final podría ascender a seis sistemas, es decir, 18 aviones no tripulados. El sistema incluye además un paquete de repuestos y equipos de apoyo en tierra.

Recreación del Euromale
Recreación del Euromale FOTO: La Razón (Custom Credit)

Dicho acuerdo establece los principios y disposiciones generales para la gestión del programa a través de la Organización Conjunta de Cooperación en material de Defensa (Occar). El Ministerio de Defensa contempla además una opción a dos sistemas adicionales.

Las anualidades que aporta el Ministerio de Defensa suman 1.739.336.725 euros, repartidas así: 125.651.208 euros, en 2029; 92.355.883 euros, en 2030; 157.795.312 euros, en 2031; 212.334.104 euros, en 2032; 392.415.057 euros, en 2033; 419.307.877 euros, en 2034; y 339.477.284 euros, en 2035.

150 millones para apoyo logístico

Además, hay que sumar otros 150,5 millones para apoyo a la entrada en servicio inicial durante cinco años desde la recepción del primer sistema por parte de España. Las Fuerzas Armadas recibirán el primer aparato de serie en torno a 2029.

“Resulta necesaria la financiación del apoyo logístico que las naciones han decidido formalizar en el momento actual, para llevar a cabo un proceso de convergencia y armonización de los costes previstos de sostenimiento entre la industria y las naciones en base a la oferta emitida por el contratista principal”, explica Defensa.

En este caso, el reparto de las anualidades es el siguiente: 17.858.927 euros, en 2028; 20.169.398 euros, en 2029; 40.324.807 euros, en 2030; 28.932.392 euros, en 2031; 21.152.997 euros, en 2032; 17.620.342 euros, en 2033; 4.453.576 euros, en 2034.

Retorno industrial del 19%

España participará en el programa con un 23%,, el mismo porcentaje que Francia e Italia, mientras que el 31% queda para Alemania. El retorno industrial calculado hasta la fecha se estima que alcanzará un mínimo de un 19%. Airbus, contratista principal, ya anunció en 2020 que tiene previsto construir el fuselaje del futuro avión remotamente tripulado en España. En el proyecto también participan otras empresas españolas.

Recreación del Euromale
Recreación del Euromale FOTO: La Razón (Custom Credit)

Para hacer frente a las necesidades financieras del programa, se requiere además que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo financie parcialmente de forma previa el programa entre los años 2022 y 2028 por un importe total de 1.429.477.284 euros, con la siguiente distribución por anualidades: 293.395.763 (2022); 182.035.646 euros (2023); 171.245.042 euros (2024); 165.743.011 euros 170.017.321 euros (2026); 233.332.541 euros (2027); y 213.707.960 (2028). Es decir, Industria adelantará este dinero, un mecanismo de financiación habitual en los programas de modernización de las Fuerzas Armadas.

Quedaría por saber si, tras la guerra en Ucrania y el compromiso de los países europeos de aumentar su presupuesto en Defensa, este programa podría aumentar su producción para dotar a cada una de las fuerzas armadas de un mayor número de estos drones.

Características del Euromale

El programa recoge la producción de 20 sistemas para los cuatro estados miembros durante algo más de 13 años, hasta 2034. El primer vuelo está previsto en 2025 y la entrega de los primeros aparatos de serie, si no hay contratiempos, será en 2028.

Características y medidas del dron europeo EuroMale
Características y medidas del dron europeo EuroMale FOTO: La Razón (Custom Credit)

El diseño y fabricación de este sistema remotamente tripulado de media altitud y gran autonomía (RPAS MALE, por sus siglas en ingles) corre a cargo de un consorcio europeo liderado por Airbus Defense and Space, en el que la francesa Dassault y la italiana Leonardo actúan como principales subcontratistas.

El Euromale aspira a ser uno de los principales pilares de cualquier futuro sistema aéreo de combate. El sistema estará preparado para la integración real en espacio aéreo civil basado en unas restricciones mínimas y será fácilmente transportable debido a su diseño modular.

La aeronave, equipada con dos motores turbohélice, tendrá 26 metros de envergadura, 16 metros de longitud y seis metros de alto. Entre las características sobresalen las 11 toneladas de peso máximo al despegue (Mtow), la velocidad máxima de 270 nudos, el techo de vuelo 46.000 pies y la capacidad de carga de pago hasta 2.300 kg.

Estas dimensiones, para hacerse una idea, superan en envergadura alar a la de los actuales cazas de combate Eurofighter y F-18 en servicio en el Ejército del Aire español juntos.

¿Qué llevará en sus entrañas el futuro MALE europeo?

El principal sensor a bordo será una avanzada cámara electro-óptica con capacidad de adquirir imágenes en formato video en tiempo real y señalamiento de objetivos en los espectros visible e infrarrojo. Estará complementado con un radar de apertura sintética o SAR, un equipo de geolocalización, comunicaciones vía satélite en banda Ka, sistema de procesado de la señal a bordo, equipos de guerra electrónica, sensores de reducción de la firma equivalente radar y numerosas posibilidades más que están sometidas a un alto grado de confidencialidad.
Es importante recalcar que el EuroMALE no es un programa en el que se trabaja de forma independiente. En sus aspectos operativos está estrechamente vinculado con otros sistemas de armas. Por ejemplo, con los aviones de combate en servicio Eurofighter Typhoon y Rafale, pero también con aquellos que están en fase de concepción, como el futuro avión de combate de nueva generación o FCAS. En la vertiente industrial, está directamente relacionado con otras iniciativas aeronáuticas que se desarrollan en el marco de la Unión Europea, como es el futuro avión entrenador avanzado y el ya citado FCAS. J

Soberanía europea

El sistema contará con soberanía técnica y operativa para los países participantes con control absoluto en la arquitectura y diseño, siendo capaz de operar en condiciones meteorológicas adversas. También dispondrá de certificado de tipo basado en los últimos y más estrictos estándares militares (Stanag 4671 versión 3).

En cuanto a las misiones Istar, el objetivo principal será detectar, reconocer, distinguir, localizar, rastrear e identificar varios tipos/clases de objetivos (por ejemplo, personas, vehículos, infraestructuras, objetos ocultos, etc.) en áreas de interés para satisfacer los requisitos de información provenientes de diferentes solicitantes de las fuerzas armadas nacionales y aliadas. Las misiones Istar con MALE RPAS tienen como objetivo apoyar a los cuarteles generales a nivel operativo y táctico, así como en apoyo directo de fuerzas terrestres.

En las operaciones Istar armado, el dron podrá desempeñar las tareas ya descritas y llevar a cabo otras como el apuntamiento a objetivos dinámicos determinados y sensibles al tiempo, apoyo aéreo cercano (CAS), vigilancia armada (por ejemplo, escolta de convoyes, vigilancia del área, protección de la fuerza) y apoyo en operaciones de misiones de recuperación de personal.

El MALE RPAS es una capacidad indispensable para facilitar la prevención de conflictos internacionales y la gestión de crisis durante todas las fases de la operación, especialmente en el campo de la inteligencia, vigilancia, adquisición de objetivos y reconocimiento (ISTAR).

El “Euromale” es en el argot militar un sistema aéreo remotamente pilotado de media altitud y gran autonomía, conocido por las siglas RPAS MALE. Podrá operar en condiciones meteorológicas adversas y, según destaca Defensa, “contará con soberanía técnica y operativa para los países participantes con control absoluto en la arquitectura y diseño, así como con un certificado de tipo basado en los últimos y más estrictos estándares militares (Stanag 4671 versión 3)”.

Sirtap, el otro dron que prepara España con Colombia y Airbus

Paralelamente al EuroMALE (también conocido por Eurodron), España trabaja con Airbus y Colombia en otro dron táctico de última generación para las Fuerzas Armadas españolas. Este Vehículo Aéreo no Tripulado (UAV, por sus siglas en inglés) ha sido bautizado con el nombre de “Sirtap” (Sistema Remotamente Tripulado de Altas Prestaciones). Se trata, a grandes rasgos, de una aeronave de gran envergadura, con 7,3 metros de largo por 12 metros de punta a punta de cada ala, una altura de 2,2 metros y un peso de 750 kilos, pensada para misiones de inteligencia, reconocimiento y vigilancia. El núcleo de este sistema estará formado por una potente cámara electróptica e infrarroja y un radar para la detección de los objetivos.
Diseñado para volar en las condiciones ambientales y operativas más duras, el UAS estará certificado para volar en el espacio aéreo segregado y realizar operaciones civiles, todo posible con la misma plataforma.
Sirtap, según la propia web oficial de Airbus, operará bajo cualquier condición climática, gracias a un sistema de protección contra hielo y amplitud de alta temperatura, puede operar entre -40⁰C a +50⁰C. Con más de 20 horas de autonomía y volando a una altitud de 21.000 pies, el UAS táctico es apto para misiones diurnas/nocturnas y marítimas de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR), proporcionando una respuesta rápida para la inspección de objetivos cercanos.
Las alas y el rotor del SIRTAP se pueden desmontar fácilmente para permitir el transporte en contenedores estándar tanto por tierra como por aire en un avión de transporte como el C295, que puede transportar dos SIRTAP en un vuelo.
El proyecto lleva algunos años cocinándose. Airbus dio los primeros pasos en 2015 a petición del Ministerio de Defensa español. La compañía tomó como punto de partida el dron “Atlante”, un demostrador tecnológico desarrollado a riesgo junto con otras compañías españolas. Por el camino, España y Airbus convencieron además a Colombia en 2017 para que entrará en el programa.
Airbus encara la recta final de la fase de diseño pendiente de la financiación. Todo está prácticamente atado. Ya hay incluso una previsión de los drones que comprarán España y Colombia. En un principio, el compromiso son nueve y seis sistemas “Sirtap”, respectivamente. Cada sistema estará compuesto por tres aviones con sus respectivas antenas de comunicación, por lo tanto, el Ministerio de Defensa español recibiría 27 aviones y el colombiano 18. Además de los aparatos, cada sistema incluye dos cámaras, que serán intercambiables, una estación de control en tierra y un equipo de recepción de datos.