El municipio de España con el nombre más corto (y sin consonantes)

Algunos municipios cuentan auténticas curiosidades en sus denominaciones

Ea (Vizcaya). Fuente: Wikipedia
Ea (Vizcaya). Fuente: Wikipedia FOTO: L.R

Los nombres son un dato que nos convierte en únicos. Pese a que es muchas ocasiones los humanos compartimos denominación eso no excluye que nos diferenciemos del resto gracias a lo que pone un documento o simplemente por como nos llaman los demás.

Así, esto se da también en el caso de las denominaciones de enclaves que ocupan el mundo. Los municipios o pueblos, por ejemplo, en ocasiones cuentan con un nombre igual en distintos puntos. Incluso, esto puede darse en un mismo país aunque en España gracias a una ley con distintos siglos esto se evita en muchos casos.

Los nombres de los lugares, por lo tanto, consiguen diferenciar el enclave para que todo el mundo sepa donde se dirige. Además, su denominación en muchas ocasiones es el resultado de años de historia a sus espaldas que con el paso del tiempo han perdurado dotando a estos lugares de un nombre propio.

En España existen múltiples lugares con curiosidades en sus nombres que destacan múltiples puntos de la historia o que simplemente empiezan por una letra poco habitual como puede ser la W. Así, el país cuenta con gran riqueza histórica entre sus denominaciones donde también encontramos un pueblo cuyo nombre simplemente tiene dos letras.

Solamente dos letras

Así las cosas, un pueblo de menos de mil habitantes cuenta con una de las mayores curiosidades de nuestro país en su nombre. Ea es un pequeño municipio costero de la provincia de Vizcaya cuya denominación es la única en todo el país que contiene solamente dos letras, todo un dato que lo distingue por completo del resto.

A poco más de 50 kilómetros de Bilbao este municipio cuenta, según los últimos datos disponibles, con alrededor de 800 habitantes. Su fundación, además, se remonta al siglo XVI en el que la pesca ha sido su principal actividad gracias al lugar que ocupa.

El enclave cuenta con múltiples atractivos turísticos entre los que destaca el río que divide la pequeña localidad en dos partes. Además, el caudal de este forma dos calles paralelas que se han unido a lo largo de los años con cuatro puentes donde uno de ellos es la bandera del pueblo.

Este norteño municipio todavía alberga algunos pescadores junto a la playa que conforma el final del río que atraviesa el pueblo. Incluso, en épocas de marea baja este queda totalmente sin agua conformando un nuevo paisaje.

Pese a que el pueblo ha ido perdiendo habitantes de forma progresiva desde que se tienen registros su nombre continúa siendo toda una curiosidad en el país.

Cabe destacar que la importancia del río en el municipio es tal que este debe su nombre a esta formación que con el paso de los años ha mantenido su denominación, única en España.