MENÚ
jueves 19 septiembre 2019
16:35
Actualizado

Candidatos desconocidos: "Cuando me llaman guiri me lo tomo con mucho cariño"

Mario Blancke- Alcalde de Alcaucín

  • Candidatos desconocidos: "Cuando me llaman guiri me lo tomo con mucho cariño"

Tiempo de lectura 2 min.

10 de mayo de 2019. 03:18h

Comentada
Susana Campo 10/5/2019

ETIQUETAS

De su acento belga conserva poco. Si no fuera por su apellido –Blancke– parecería que lleva toda la vida en Andalucía. A pocas horas de que arranque la campaña de las elecciones municipales, LA RAZÓN habla con uno de los siete alcaldes de nuestro país que no es español, el regidor del malagueño pueblo de Alcaucín, Mario Blancke. Dice que afronta con «tranquilidad» las municipales del próximo 26 de mayo porque asegura que «la campaña arranca el primer día que te sientas en tu despacho del ayuntamiento».

Han pasado 29 años desde que este trabajador de Siemens se vino a España y cuatro desde que le eligieron alcalde. «Al principio fue complicado porque sentía cómo los vecinos me clavaban la mirada en la espalda y pensaban: el ayuntamiento en manos de un guiri. ¡Es un pecado!», recuerda. Fueron solo los primeros días, con el tiempo, los 2.300 censados en este pueblo se acostumbraron tras comprobar su dedicación y él a ser el alcalde guiri: «No me importa, me lo dicen con mucho cariño». Pese a llevar muchos años en España, hay costumbres muy del norte de Europa que no abandona. «A las siete y media estoy en mi despacho del consistorio. Soy el primero en llegar y el último en marcharme», dice con orgullo.

Blancke llegó a la alcaldía a través de un colectivo que representa a residentes extranjeros propietarios de viviendas irregulares, la asociación Save Our Homes Axarquía (SOHA) –Salvemos Nuestros Hogares, en español– que votaron en asamblea presentarse a las elecciones municipales de 2011. «Inicialmente lo hicimos con las siglas de Los Verdes y en 2015 nos presentamos bajo el paraguas de Ciudadanos», recuerda. Primero estuvo al frente de la Concejalía de Urbanismo, un cometido que desempeñó antes de convertirse en alcalde. Aunque su partido no ganó las elecciones de 2015, se alzó con el bastón de mando de Alcaucín al pactar con el PSOE, coalición que desbancó a los populares. Mario confía en revalidar su cargo porque aún tiene mucho trabajo por delante. Entre sus propuestas figuran reducir la estacionalidad del turismo, atraer la inversión extranjera e impulsar un centro dedicado al Hombre de Neandertal. «En la localidad se encuentra uno de los yacimientos con más restos fósiles de esta especie hallados en España», asegura con vehemencia. Además, si sus vecinos vuelven a confiar en él, continuará impulsando el bono bebé de 500 euros y el de estudiantes de 250: «Lo aprobamos esta legislatura», dice. Entre las diferencias más notables respecto a su país asegura que «allí se fusionan los municipios para optimizar recursos y aquí os resistís para no perder la identidad», ironiza.

Lleva ya casi tres décadas en España pero todavía no tiene la nacionalidad. «La solicité hace dos años, pensé que era rápido, pero aún no me han contestado», dice al tiempo que subraya que «lo importante no es la nacionalidad sino la gestión».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs