MENÚ
lunes 19 noviembre 2018
23:09
Actualizado
  • 1

Cantabria: La gobernabilidad en juego en una cámara que reduce su aforo

Tiempo de lectura 2 min.

20 de abril de 2015. 02:30h

Comentada
20/4/2015

Cantabria se antoja como un reto para el PP en los próximos comicios. El presidente del Ejecutivo y de los populares de la región, Ignacio Diego, volverá a presentarse, por tercera vez, como cabeza de lista en unas elecciones en las que las encuestas les dan la victoria, pero dejándose por el camino un 10 por ciento de los votos, hasta el 35,9 por ciento. Esta pérdida de apoyos se traducirá entre 13 y 14 escaños en el Parlamento, lejos de los 20 que ostenta en la actualidad el Partido Popular, y se verá obligado a buscar apoyos para no tener que desalojar la sede de Peñaherbosa.

Su socio de gobierno ideal sería Ciudadanos, que con entre 3/4 diputados le serviría en bandeja la mayoría absoluta (18 escaños).

La nueva Legislatura dibuja un escenario totalmente diferente. Por un lado, la Cámara verá reducido en cuatro diputados su aforo, hasta los 35. Además, el arco parlamentario acogerá a nuevas fuerzas como Podemos y Ciudadanos, que irrumpen con entre 3/4 escaños cada uno. Este nuevo reparto del Parlamento hace que las fuerzas tradicionales se resientan. El principal perjudicado es el PRC de Miguel Ángel Revilla, que se quedará con prácticamente la mitad de parlamentarios, al pasar de 12 a 7/8. Por su parte, los socialistas bajarán de 7 a 5/6 escaños, ya que se prevé una menor pérdida de votos en las filas socialistas.

Últimas noticias