Ciudadanos acude a la Fiscalía a denunciar “delitos de odio” en el día del Orgullo

Rivera acusa a Sánchez y su Gobierno de promover el "sectarismo"y "estigmatizar"a su partido

Albert Rivera en rueda de prensa explicando la denuncia
Albert Rivera en rueda de prensa explicando la denuncia

Rivera acusa a Sánchez y su Gobierno de "pisar una línea roja"y de promover el "sectarismo"y "estigmatizar"a su partido

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, anunció ayer en rueda de prensa que habían presentado una denuncia ante la Fiscalía por los «delitos de odio», amenazas, calumnias e injurias por lo ocurrido contra miembros de la formación naranja en la manifestación del Orgullo del pasado sábado donde fueron insultados y les lanzaron botellas o hielos. Rivera, aseguró que dispone de pruebas para sustentar la denuncia y quiere que la Fiscalía abra una investigación sobre los incidentes que se produjeron. Según indicó se vivieron «escenas lamentables» donde recibieron «agresiones, vejaciones y amenazas».

El líder de Ciudadanos agradeció la asistencia policial en esas horas e insistió en pedir la dimision del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska por decir que los acuerdos de Ciudadanos con Vox deberían tener «consecuencias». Recordó que Marlaska siempre sufrió en su día el acoso de los proetarras cuando era juez y aseguró que él «seguiría defendiéndole, apoyándole y tendría mi condena» y lamentó que, en cambio, que el Gobierno no haya condenado los incidentes sufridos por los representantes de Cs. Ante estos hechos se preguntó si las calles son de unos pocos o de todos y aseguró que seguirán manifestandose donde consideren oportuno porque, dijo, la libertad no depende de ser separatista o constitucionalista. Asimismo, volvió a cargar contra el ministro de las libertades –Grande Marlaska– de quien destacó que «ha señalado a la gente» por su ideología. «Por muy bien que practique Sánchez sectarimos» dijo que hay que defender la libertad por lo que Rivera reiteró que no cuente con ellos porque no van a legitimar jamás la violencia ni colaborar en ello. «Me niego a comprarle la España de las trincheras», y acusó al líder socialista y a su Gobierno de «pisar una línea roja» y «estigmatizar» a Cs.