Detenido en Cataluña un yihadista vuelto de Siria experto en cohetes

Tenía conocimientos para preparar un atentado terrorista en cualquier momento.

Tenía conocimientos para preparar un atentado terrorista en cualquier momento.

El miembro del Estado Islámico (Daesh) detenido ayer en Mataró por agentes de la Comisaría General de Información (CGI) de la Policía Nacional había participado en Siria en «la planificación y desarrollo de una base de misiles de largo alcance», según informaron a LA RAZÓN fuentes de la investigación.

M. M. E., de 33 años, de nacionalidad marroquí pero con vínculos en España, es uno de los 234 «foreign terrorist fighter» (FTF) (terrorista que ha combatido en territorio extranjero) españoles o relacionados con nuestro país, que viajaron a Siria en su momento para unirse a las filas de la banda yihadista.

De esta cifra, 132 continúan en el seno de Daesh; 57 han muerto en combate o se han suicidado; 24 se encuentran en prisiones tras haber retornado y la veintena restante se hallan localizados sin que existan causas penales contra ellos o están en ignorado paradero pese a que hay informaciones de que forman parte de los terroristas que optaron por el retorno a sus puntos de origen.

Agentes de la CGI, en colaboración con la Brigada Provincial de Información de Barcelona, detuvieron ayer a M. M. E. Se trata de un «peligroso FTF, que se integró plenamente en Daesh», según las citadas fuentes. En las próximas semanas será extraditado a Marruecos.

El arresto ha sido posible gracias a una Orden Internacional de Detención emitida por Marruecos y con la colaboración de la Diréction Général de la Surveillance du Territoire (DGST) y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). El detenido abandonó Marruecos en mayo de 2014 para integrarse en las filas del Estado Islámico. «El conocimiento adquirido en los campos de adiestramiento de esta organización terrorista en el uso de armas y su radicalismo extremo le habían convertido en una amenaza real capaz de llevar a cabo una acción terrorista en cualquier momento», según los investigadores.

De hecho, su instrucción como «muyahidín» (combatiente) le ha permitido viajar de manera ilegal por toda Europa hasta llegar a España. Utilizaba seudónimos y, además, como característica propia de los FTF, «carecía de documentación que pudiese identificarle». Normalmente, los cabecillas les arrebataban las credenciales legales para, por un lado, evitar su deserción o huida y para evitar ser reconocidos como miembros de Daesh en caso de ser apresados.

M. M. E. había entrado de forma ilegal en España en junio de 2018 y residía en Barcelona en viviendas ocupadas para no dejar ningún tipo de registro. Este tipo de habitáculos son utilizados, además de por los antisistema y «okupas», por elementos anarquistas y grupos extremistas que, en el caso de Cataluña, están cada día más cerca de dar el salto al terrorismo activo, según los expertos.

El arrestado trataba de pasar inadvertido por todos los medios y adoptaba grandes medidas de seguridad que había aprendido durante su adiestramiento en Siria, como desandar el camino hecho o vigilar su entorno a través de los escaparates de establecimientos comerciales o de portales de viviendas.