Política

El CGPJ ve necesario aforar «de modo expreso» a la «Princesa heredera»

Don Felipe, con las Infantas Leonor y Sofía
Don Felipe, con las Infantas Leonor y Sofía

El órgano de gobierno de los jueces es partidario de que tanto Don Juan Carlos como Doña Sofía estén aforados ante el Tribunal Supremo (TS) una vez se produzca la sucesión en la Corona. Pero, además, la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) aboga por que ese estatus se extienda también «de modo expreso» a la Infanta Leonor en su condición de heredera.

La propuesta ha sido incluida en el texto base del informe al Anteproyecto de Ley Orgánica del Poder Judicial, que el próximo día 26 debatirá el Consejo del Poder Judicial, en un Pleno extraordinario, para su posterior aprobación. El documento se muestra conforme a otorgar «la prerrogativa del aforamiento a la Reina consorte o al consorte de la Reina, al Príncipe heredero y su consorte» al tratarse, resalta, «de personas consideradas de la máxima relevancia del Estado».

Asimismo, «por circunstancias sobrevenidas» a la elaboración del anteproyecto (la reciente abdicación de Don Juan Carlos) «resulta necesario regular», subraya, el estatuto jurídico de los Reyes «atribuyendo a ambos la prerrogativa del aforamiento».

A renglón seguido, el Poder Judicial recomienda «la revisión de la redacción del precepto y la utilización de un lenguaje igualitario, incluyendo en consecuencia, de modo expreso, una referencia a la Princesa heredera».

En todo caso, el CGPJ se muestra bastante crítico al aforamiento en general, pues hace hincapié en que «no es una condición inherente al enjuiciamiento de determinados cargos públicos» y mucho menos, subraya, «cuando tiene lugar por delitos ajenos a la función que desempeña». Y recuerda, además, que en otros ordenamientos jurídicos «o bien no existe el aforamiento o los aforados son muy pocos» (en España superan los 10.000, casi una cuarta parte de los que gozan de ese estatus son políticos).

Justificación objetiva

Y es que, según el órgano de gobierno de los jueces, el aforamiento causa «varios problemas» y en ocasiones conduce a situaciones «de difícil comprensión», pues compromete el principio de igualdad procesal «al extenderse más allá de los casos previstos en la Constitución y vinculados al principio de inmunidad, persistiendo incluso tras el cese en el cargo, cuando el beneficio deja de tener justificación objetiva para convertirse en privilegio personal».

Por este motivo, el Consejo cree que es necesario limitar los aforamientos a título personal y vincularlos, en todo caso, «a los hechos cometidos en el ejercicio de la profesión o el cargo y al actual desempeño o ejercicio del mismo, cesando cuando cese aquél». En consecuencia, el informe propone la supresión del privilegio del fuero, que contempla el anteproyecto, una vez se ha cesado en el cargo.

Tanto el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, como el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, se han mostrado partidarios de que Don Juan Carlos y Doña Sofía dispongan de un estatus jurídico que les reconozca la condición de aforados una vez que los Príncipes de Asturias se conviertan pasado mañana en Reyes de España. Torres-Dulce aseguró –después de que la propia Casa Real considerase «razonable» el aforamiento de Don Juan Carlos tras su abdicación– que «alguien que ha representado la más alta instancia del Estado debe tener una consideración especial». En las asociaciones de jueces, sin embargo, no hay unanimidad al respecto.