Política

El PP denuncia judicialmente el ataque sufrido por Montoro y Sánchez-Camacho

El coche del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a la salida del mitin del PPC  en Vilanova i la Geltrú (Barcelona)
El coche del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a la salida del mitin del PPC en Vilanova i la Geltrú (Barcelona)

La presidenta del PP de Cataluña ha anunciado hoy que van a pedir responsabilidades y van a denunciar judicialmente los hechos ocurridos ayer cuando el coche en el que iban el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y ella misma fue apedreado.

La vicesecretaria de Organización del PPC, Dolors Montserrat, presentará mañana denuncia por los ataques violentos sufridos en un mitin en Vilanova i la Geltrú, donde un grupo de radicales lanzó piedras y botellas contra el coche del ministro Cristóbal Montoro y la líder del PPC, Alicia Sánchez-Camacho.

Dolors Montserrat irá acompañada por el secretario general del PP de la provincia de Barcelona, Alberto Villagrasa, y por el portavoz adjunto del grupo parlamentario del PPC y portavoz del PP de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), Santi Rodríguez, según ha informado el partido en un comunicado.

Los Mossos detuvieron a una persona e identificaron a otras cinco por su presunta relación con el ataque tras el mitin del PPC.

Tamibién el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha criticado la actuación de los mossos y ha "lamentado"los hechos sucedidos. Además, ha exigido que "se que acabe de una vez esta situación de agresividad y violencia que a lo largo de la campaña puedo constatar que se ha producido, y pone de manifiesto que algo está pasando en Cataluña y no es ajeno a determinadas situaciones políticas que se han impulsado en Cataluña".

A su juicio, estas situaciones políticas "están fomentando una cierta crispación y división más allá de la que pueda haber en el conjunto de España y que todos conocemos, pero hay una especificidad en Cataluña que explica, pero no justifica en absoluto, esta agresividad que nosotros hemos sufrido a lo largo de la campaña".

En todo caso, ha reconocido que "había de todo"entre los manifestantes: "Había personas a favor de los presos de ETA, antisistemas, mezcla de gente que reivindicaba diferentes cosas. Precisamente, porque había una cantidad de gente heterogénea, debería haber sido necesario un dispositivo adecuado a esa amenaza".

Así, se ha mostrado en desacuerdo con el conseller del Interior, Ramon Espadaler, quien ha reprochado al equipo de seguridad del PP que hiciera salir el coche del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en dirección contraria a la acordada con los Mossos y sin que hubieran llegado aún los refuerzos policiales previstos.

El ministro de Interior ha explicado que anoche habló con Espadaler, pero que también escuchó a Sánchez-Camacho y Montoro, que estaba "escandalizado".

La versión de ambos, ha dicho, "no se corresponde con la de Espadaler"y "ambos coinciden en que el servicio (policial) no había estado el adecuado dada la situación de agresividad y cantidad de gente que había".

Por la mañana, la presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, anunció que iban a pedir responsabilidades y denunciar judicialmente los hechos ocurridos ayer.

En declaraciones a la Cope, Sánchez-Camacho se ha referido así al incidente de ayer cuando tras la celebración de un acto electoral algunos manifestantes que estaban realizando un 'escrache' lanzaron piedras y botellas al coche en el que se trasladaban Montoro y ella misma y al que le impidieron el paso.

Sánchez-Camacho ha explicado que "alguien bloqueó la salida del coche con unos maceteros y los Mossos d'Esquadra no hicieron nada", por lo que ha criticado la "inoperancia e incompetencia manifiesta"de éstos.

La presidenta del PP ha señalado que va a trasladar al Gobierno catalán que no hay "justificación"para lo ocurrido ayer en Vilanova y pedirá responsabilidades.

Ha explicado que no se facilitó la salida del vehículo por los Mossos, tuvo que ser el servicio de seguridad de Montoro "quien facilitara la salida"y se tuvo que llamar a algunos afiliados para que retiraran los maceteros y pudiera salir el coche por la calle obstruida.