Iceta plantea una nueva pregunta de la consulta catalana ante la «chapuza» actual

El próximo primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha planteado hoy un nuevo enunciado para la consulta catalana, ya que la actual pregunta, que ha calificado de "chapuza descomunal", no se ajusta a los "estándares mínimos de calidad democrática"y el Tribunal Constitucional podría tumbarla.

En una conferencia en el Fórum Europa-Tribuna Cataluña, Iceta ha "sugerido"una pregunta como "¿Quiere que el Govern negocie con las instituciones del Estado un acuerdo que garantice el reconocimiento del carácter nacional de Cataluña, un pacto fiscal solidario y el blindaje de las competencias en lengua y cultura?".

Iceta ha insistido en que el PSC apoyará la ley de consultas, pero ha recordado que la futura ley no puede "amparar"la doble pregunta acordada por CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP, que ha considerado una "chapuza descomunal", al ser "propia de un referéndum"y "no ajustarse a estándares mínimos de calidad democrática fijados por las instituciones europeas e internacionales".

"Y si el TC es fiel a su doctrina, sabemos que la convocatoria de una consulta con esta pregunta será inmediatamente suspendida. No tendremos consulta, y nosotros la queremos", ha dicho Iceta, "convencido"de que "no habrá solución estable al problema de encaje entre Cataluña y el resto de España sin que los catalanes se puedan pronunciar sobre su futuro en un referéndum o una consulta".

En este sentido, sobre si el PSOE apoyará la consulta catalana, Iceta ha asegurado que "no sabe"si los socialistas españoles "estarán", pero se ha mostrado convencido de que "deberán estar", al tiempo que ha pedido al PP que "sea consciente del problema y deje de negar la realidad y estar instalado en el no".

A la conferencia, presentada por el secretario general de UGT de Cataluña, Josep Maria Álvarez, han asistido dirigentes socialistas como el expresidente catalán José Montilla; el exlíder del PSC Pere Navarro; el exprimer secretario y exministro Narcís Serra; el alcaldable por Barcelona, Jaume Collboni; el alcalde de Lleida, Àngel Ros, o el expresidente del PSC Isidre Molas.

También los portavoces parlamentarios Maurici Lucena (PSC), Jordi Turull (CiU), Enric Millo (PPC) y Dolors Camats (ICV-EUiA), así como el diputado ecosocialista David Companyon o la exdiputada del PSC Laia Bonet: el eurodiputado Javi López; y el presidente de la Federación de Municipios de Cataluña, Xavier Amor, entre otros.

Iceta ha lamentado que el "principal error"del presidente Artur Mas haya sido "hacer una cuenta atrás, en lugar de buscar un pacto", y "situar 2014 como el marco en el que había de pasar todo".

Una decisión sin pensar que "quizá abra una ventana de oportunidades tras las elecciones generales", aunque "esperar a 2015 no significa no hacer nada, sino que se debe hacer un importante proceso de reivindicación, negociación e incluso agitación".

El diputado ha opinado que la mayoría de catalanes quiere seguir vinculado a España, pero "no de cualquier manera", sino con un "respeto a la identidad, un trato fiscal justo y que nadie meta la nariz de manera indebida en las competencias en lengua y cultura": "Pero muchos catalanes pueden tener la sensación de que se les está expulsando, y contra eso combatiré", ha señalado.

Iceta, el único candidato a las primarias del 13 de julio, ha asegurado por lo tanto que él puede ser "útil"al PSC en esta "difícil etapa", además de que puede ofrecer a los catalanes "una voluntad de entendimiento, posiciones transversales y sensatez, en mitad de un ambiente polarizado que no augura nada bueno".

Para el diputado, a la sociedad catalana le conviene un PSC "fuerte"y, para ello, éste "debe cambiar", sin olvidar que "no sobra nadie y falta mucha gente"en el partido.

"Necesitamos más PSC, no menos", ha apuntado Iceta, que ha afirmado que trabajará para unir al PSC y por ello ya se ha reunido con algunos miembros de los sectores críticos, consciente del "problema de división interna"en un PSC que se ha "empequeñecido".

"Hemos vivido una época más marcada por las actitudes del clan del "yo-yo"que de un partido político. Confío en que la máxima cantidad de militantes socialistas se queden en el partido para levantarlo", ha sentenciado.