La ANC abre una web para que sacerdotes y diáconos se sumen a la independencia

Tergiversa la doctrina social de la Iglesia en su beneficio

Cristianos por la Independencia, el grupo secesionista que forma parte de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), no sólo se sirve de la imagen del Papa para sus propósitos, sino que relaciona el origen del cristianismo en los tiempos de la Roma antigua con el devenir posterior de la propia Cataluña, hace una interpretación interesada sobre la independencia y la doctrina social de la Iglesia e insta a sacerdotes y diáconos para que se sumen a la deriva nacionalista.

El panfleto que el grupúsculo o está repartiendo en parroquias catalanas reproduce un extracto del «Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia» que afirma que «la paz se fundamenta no sólo en el respeto de los derechos del hombre, sino también en el respeto de los derechos de los pueblos, en particular el derecho a la independencia». Sobre este particular, Juan Pablo II afirmó explícitamente que los «derechos de las naciones» no pueden ignorar «el derecho de los Estados a su integridad y soberanía». A continuación, se basa en el apartado sobre «Derechos de los pueblos y de las naciones» recogido en el número 157 del compendio eclesiástico para afirmar que «el amor a la propia patria es una manifestación con hechos del amor cristiano y es también el cumplimiento del cuarto mandamiento, que incluye honrar a los padres, los antepasados y la patria».

Cristianos y Cataluña

La publicación hace historia de cómo la fe cristiana, «en el contexto pagano, aportó unos valores sociales de primer orden, fundamentados en la defensa de la dignidad de la persona», y llega a la conclusión de que «esos valores fueron decisivos en la forja de nuestro pueblo y de su cultura».

En un artículo titulado «Desde el pasado hacia el futuro», el grupo independentista explica que «la presencia cristiana en nuestra tierra se remonta a los primeros siglos» y apunta que «las Actas del obispo Fructuoso en 259 son el primer dato documentado».

El texto vincula el germen de la nacionalidad catalana con «muchos nombres» de los primeros hombres fuertes de la Iglesia. Cita al abad Oliba, al obispo de Vic, el abad de Ripoll y de Cuixà y fundador de Montserrat. Asegura que la presencia cristiana perdura en el tiempo y que, «a partir del 11 de septiembre de 1714 [fecha en que las tropas catalanas fueron derrotadas por el ejército de Felipe V], numerosos eclesiásticos sufren persecución por haber permanecido fieles a las instituciones del país y a la lengua del pueblo».

A continuación se cita a Jacinto Verdaguer, «genio de la lengua renaciente»; Josep Morgades, «defensor del catecismo en catalán», y a Torras y Bages, «que aporta a la “Renaixença” una reflexión cristiana a partir de los pensadores más decisivos en el ámbito de la lengua catalana». Su objetivo es «recordar la importante aportación de los cristianos en Cataluña, y con el fin de animar a nuestros diocesanos a mantener esta aportación viva y en la altura de una tradición tan gloriosa». A ellos les insta a elegir entre ser «sujetos activos en el proceso político que está viviendo Cataluña» o ser «individuos pasivos» que esperan que «otros lo hagan todo».

Manifiesto de adhesión

No en la revista, pero sí en su web, Cristianos por la Independencia ha habilitado precisamente un espacio para que sacerdotes y diáconos firmen un manifiesto por la independencia. «Con estas líneas», se lee en el escrito de adhesión, «no queremos ponernos delante de la gente de nuestros pueblos pero tampoco queremos quedar al margen». El grupo asegura que «con muchos colaboradores parroquiales, un buen grupo de nosotros participamos en la manifestación del 11 de septiembre de 2014 a favor de la consulta del 9 de noviembre y de iniciar un proceso que conduzca a la independencia. Y otros colaboradores parroquiales que no participaron nos manifestaron que se sienten identificados».

Utiliza al Papa

La publicación proindependentista usa no sólo en portada la imagen del Papa, donde introduce una frase que éste pronunció en julio en Paraguay, sino que dentro hace lo propio con otro extracto de un discurso del Pontífice en esa fecha durante un encuentro con los movimientos populares en Bolivia: «Los pueblos del mundo quieren ser artífices de su propio destino. Quieren transitar en paz su marcha hacia la justicia. No quieren tutelajes ni injerencias donde el más fuerte subordina al más débil. Quieren que su cultura, su idioma, sus procesos sociales y tradiciones religiosas sean respetados». Palabras que ni por asomo Bergoglio dedicaba a Cataluña.

Plegarias a la Virgen por «el reto de la independencia»

Conscientes de los «momentos muy decisivos para nuestra nación», Cristianos para la Independencia recuerda la «fuerza espiritual que tienen la acción de gracias y la oración» e invita «a todos los creyentes a invocar a Dios para dar gracias por el proceso que estamos viviendo, y pedir coraje y sabiduría para afrontar, de forma cívica, pacífica, democrática, valiente, generosa y perseverante, el reto de alcanzar la independencia de nuestro país». Como referente, unas palabras del beato Pere Tarrés en 1932 y la oración de la Liga Espiritual de la Virgen de Montserrat, en 1899.