«Cuadros de agitadores» para reventar la investidura

La plataforma «Rodea el Congreso» sigue la consigna de Iglesias de agitar la calle

Han convocado a través de twitter una protesta el día de la previsible investidura de Mariano Rajoy para denunciar que supone «otro golpe de Estado».

Los organizadores de «Rodea el Congreso» –Coordinadora 15-S– ya han dado los primeros pasos para boicotear el debate de investidura de Rajoy, una proyectada macro manifestación que se encuadra en la estrategia de movilización en la calle alentada por Pablo Iglesias. Fuentes de Podemos confirmaron a este diario que el partido no está detrás de esta convocatoria pero que respetan la voluntad de manifestarse de los movimientos sociales. Las mismas fuentes aseguraron que aún no se ha tomado una decisión sobre si se repetirá la imagen de Alberto Garzón saliendo del Congreso para hablar con los manifestantes y si esta vez Pablo Iglesias se unirá al dirigente comunista. Aunque, como ya se ha apuntado, Podemos no participa en la convocatoria lo cierto que una de las corrientes internas más importantes, Izquierda Anticapitalista, se ha adherido a la práctica totalidad de las manifestaciones organizadas por Coordinadora 15-S, incluidas pasadas ediciones de «Rodea el Congreso».

Las calles no pueden estar vacias ante este #GolpeDeEstado
Convocamos a organizaciones sociales/políticas #DecisiónPsoeARV #PSOEDecideM4 pic.twitter.com/ZByLHRA1OV

Al desconocerse la fecha exacta del debate de investidura, aun no se ha podido convocar la manifestación propiamente dicha, con lo que la Coordinadora 25-S se ha limitado, por el momento, a organizar una asamblea ciudadana el domingo 23 de octubre para valorar la conveniencia política de reeditar las protestas de 2012. La reunión tendrá lugar en el «centro social okupado» La Casa Roja de Madrid a las once de la mañana. En el mensaje distribuido en Internet se asume la interpretación defendida por Podemos del cambio en la cúpula del PSOE definiéndose el proceso como un «golpe» del régimen del 78. Incluso aparece una fotografía de Tejero irrumpiendo en el Congreso pistola en mano. «Al final el golpe de régimen se ha consumado, Rajoy será investido en octubre. Será un gobierno ilegítimo de un régimen ilegítimo», puede leerse en el comunicado. No obstante, fuentes de la investigación aseguraron a este diario que ya se están celebrando asambleas a nivel local para organizar la concentración para evitar que se convierta en otro fiasco como ocurrió en sus ultimas ediciones. Concretamente, las mismas fuentes confirmaron que se están formando «cuadros» de «dinamizadores-agitadores» para movilizar al mayor número de personas posibles. La sintonía entre la organizadora de la macro manifestación frente al Congreso y el partido de Iglesias es evidente, de hecho los convocantes de la asamblea del domingo pidieron el voto sin ambages para Unidos Podemos en las últimas elecciones generales de junio. No sólo eso: Izquierda Anticapitalista –una de las corrientes internas fundacionales de Podemos a la que pertenece Teresa Rodríguez, Miguel Urban o José María González Santos «Kichi», alcalde de Cádiz– aparece en el listado de asociaciones y movimientos que se adhirieron al «Jaque al Rey», una marcha organizada en Madrid en septiembre de 2013 para pedir la «abolición de la monarquía». Además, basta un somero vistazo a la presencia en internet de Coordinadora 25-S para comprobar que el vector que guía su maquinaria de comunicación es paralelo al de Podemos. El mensaje hecho público tras el escrache al ex presidente del Gobierno Felipe González en la Universidad Autónoma repetía la justificación de la «protesta estudiantil» que varios portavoces de Podemos han dado desde entonces. La más que probable concentración en el Congreso durante la investidura de Rajoy debe encuadrarse además en la llamada a movilización de las calles que el líder de Podemos lleva jaleando desde hace tiempo en respuesta a lo que el mismo ha definido como un «golpe» en el seno del PSOE. El limbo institucional en el que han quedado los 71 diputados de Unidos Podemos –insuficientes para liderar la oposición a un nuevo Ejecutivo de Rajoy– han llevado al líder de la formación morada a imprimir a su partido una tendencia ideológica más radical y a multiplicar la presencia de Podemos en las calles, donde contará con el apoyo del entramado asociativo de extrema izquierda en el que a veces es difícil trazar una línea divisoria clara entre lo que es Podemos o no. Concretamente este punto ha quedado ejemplificado en los sucesos de la autónoma del miércoles donde –según informó LA RAZÓN ayer, la Policía confirmó la presencia de «representantes de Podemos» y, al mismo, tiempo, el círculo del partido en la universidad se desligó de lo sucedido.

Entre la convocatoria a rodear el Congreso de 2012 y la que seguramente tendrá lugar durante la investidura de Rajoy ha ocurrido un cambio legislativo fundamental: la entrada en vigor de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana, a la que el aparato propagandístico de Podemos y afines se refieren con el apelativo de «Ley Mordaza». La nueva legislación, que entró en vigor el 1 de julio de 2015, prevé específicamente, la Ley nombra entre las infracciones «graves» la «perturbación de la seguridad ciudadana en manifestaciones frente al Congreso, el Senado y asambleas autonómicas aunque no estuvieran reunidas».