Masterchef Tezanos

Cada día que el jefe del CIS pasa en su puesto es una burla a la democracia y al sentido común. Y a los españoles que pagamos su nada desdeñable nómina.

José Félix Tezanos llegó al cargo de director del CIS en julio de 2018, apenas un mes después de la victoria de Sánchez y tras haber solicitado su baja de la Ejecutiva del PSOE
José Félix Tezanos llegó al cargo de director del CIS en julio de 2018, apenas un mes después de la victoria de Sánchez y tras haber solicitado su baja de la Ejecutiva del PSOE

Cada día que el jefe del CIS pasa en su puesto es una burla a la democracia y al sentido común. Y a los españoles que pagamos su nada desdeñable nómina.

Lo de José Félix Tezanos en el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) no tiene límite. Su último barómetro demoscópico con intención de voto ha provocado risas unánimes. Bien gráfica ha sido la respuesta del dirigente de Podemos, Pablo Echenique, al desorbitado resultado que la encuesta pública regala al socialista Pedro Sánchez: «Rey de España y Papa de Roma», ha ironizado el dirigente morado.

Merece la pena recordar, llegados a este punto, la definición de la Real Academia de la Lengua Española de malversador: «Que se apropia o destina dinero o bienes públicos a un uso ajeno a su función». Porque, tal vez, el tiempo de la parodia, de los memes y del ninguneo al «MasterChef Tezanos», deba dejar paso a iniciativas políticas y parlamentarias de mayor calado. Cada día que el jefe del CIS pasa en su puesto, es una burla a la democracia española y al sentido común. Y a los españoles que pagamos su nada desdeñable nómina y costeamos el presupuesto de un instituto oficial de claro oficio partidista.

Si ya resultó poco edificante el salto de José Félix Tezanos desde su cargo de gurú demoscópico de la ejecutiva federal del Partido Socialista al instituto dependiente de La Moncloa de la vicepresidenta en funciones Carmen Calvo, menos virtuosos aún han sido los cambios de reglas en sus sondeos para que siempre salga favorecido en el «selfie» el mismo político: Pedro Sánchez. Ya se sabe, «cocina» un día sí; otro, mejor no. Primero encuestas mensuales, luego trimestrales... Cualquier cosa si con ello se sirve mejor al presidente.

Con todo, lo peor de José Félix Tezanos es su descaro para explicar lo inexplicable. Sus giras por los medios afines para defenderse de las críticas, mientras evita el control parlamentario gracias al regalo actual de vacío de poder que vivimos, se han convertido en inadmisibles.

O que, esta misma semana, utilice la revista Temas (del PSOE) para exigir al Partido Popular y Ciudadanos que invistan gratis a Pedro Sánchez. Y, también, para que aprueben sus presupuestos del año próximo. ¿Puede extrañar ya que ayer mismo sentenciase que su jefe es «el líder preferido y el más templado»? Por cierto, nada que objetar si José Félix Tezanos dice como particular lo que le venga en gana en prensa... Pero, lo hace con papel timbrado del Estado. Y, además, metiéndose en el bolsillo, por su alarde «científico», más de 98.000 euros de todos los españoles.