MENÚ
sábado 17 agosto 2019
12:19
Actualizado

Órdago de Casado a Sánchez: "¿Se abstendría en mi investidura?"

El presidente de los populares sitúa al líder socialista ante el espejo de su exigencia de abstención: «No depende de mí». Moncloa zanja el debate: «Un Gobierno sin el PSOE no tiene ni pies ni cabeza».

  • El nuevo equipo de confianza de Casado seguirá pilotado por Teodoro García Egea como secretario general. En el Senado, Maroto será el nuevo portavoz. Foto: GONZALO PÉREZ
    El nuevo equipo de confianza de Casado seguirá pilotado por Teodoro García Egea como secretario general. En el Senado, Maroto será el nuevo portavoz. Foto: GONZALO PÉREZ

Tiempo de lectura 4 min.

31 de julio de 2019. 16:21h

Comentada
Pablo Gómez Madrid. 31/7/2019

Fue el secretario general del PP, Teodoro García Egea, quien el lunes deslizó la posibilidad de plantear una mayoría alternativa a la liderada por Pedro Sánchez con el objetivo de evitar nuevas elecciones y siempre que éste decida no concurrir a una segunda sesión de investidura en septiembre: «La situación actual es como si Casado pidiera al PSOE su abstención ante «la suma de PP, Cs, UPN, Coalición Canaria, Vox o cualquier otro partido» que los populares pudieran «aglutinar en torno a un posible gobierno», aseguró el número dos de los populares. Ese plan B pasaría por un pacto entre PP, Cs y Navarra Suma y tendría un respaldo en el Congreso de, al menos, 125 diputados, uno más de los 124 que llevó Sánchez a su investidura fallida de la semana pasada. Para salir adelante, necesitaría de la abstención de la bancada del PSOE. El debate en torno a esta vía para desbloquear la situación política se coló ayer de lleno en la reunión de la Junta Directiva Nacional que los populares celebraron en Madrid.

Preguntado ayer a este respecto, el presidente del PP, Pablo Casado, trasladó la responsabilidad de responder a esta cuestión al candidato socialista: «Habría que preguntarle a Sánchez. ¿Estaría dispuesto a abstenerse si encabezo una candidatura que Albert Rivera apoyase? De mí no depende». Advirtió, no obstante, que después de que Sánchez se hiciera célebre con su «no es no» hacia la investidura de Rajoy, no es probable que «haya cambiado». Casado aseguró que si se le plantean «otras investiduras» está dispuesto a «escuchar», aunque se mostró cauto a la hora de valorar «futuribles», tanto para esta cuestión como para una posible repetición electoral.

En esta misma línea se manifestaron otros dirigentes populares a su llegada a la calle Génova. El ex coordinador general del partido, Fernando Martínez Maíllo, y el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, señalaron que esta opción deberá valorarse llegado el momento, aunque pusieron el acento en la necesidad de no facilitar la investidura de Sánchez. El presidente de Murcia, Fernando López Miras, fue el barón regional que más abiertamente respaldó la fórmula de una coalición alternativa conformada por PP y Cs y con posibles apoyos externos: «Hemos tenido la oportunidad de que haya una investidura de Sánchez que ha fracasado. Lo lógico, antes de someter a los españoles a unas nuevas elecciones, es que la segunda fuerza tenga la oportunidad de conformar esa mayoría que le pueda dar un Gobierno». Para el presidente murciano, el hecho de que Casado pudiera llegar a pedir la abstención del PSOE constituye un gesto que «a nadie le debería de extrañar, al igual que el PSOE pide la abstención al PP y a Ciudadanos para conformar esa mayoría».

En torno a esta cuestión, el Gobierno de Sánchez se pronunció ayer por boca de su ministra de Hacienda. María Jesús Montero aseguró que un hipotético Gobierno sin el PSOE «no tiene ni pies ni cabeza» al ser su partido «la primera fuerza política», y pidió a «aquellos que no tienen alternativa a esa investidura» que no lleven a España a la convocatoria de elecciones. A juicio de Montero, proponer una coalición del PP y de Cs no es más que «una forma de buscar excusas para no cumplir con su responsabilidad, que es no bloquear este país». E insistió en que «la abstención que se le pide a las fuerzas de la derecha no es para hacer con ellas un acuerdo de derechas», sino «para impedir» que la investidura esté «en manos de los independentistas».

Al margen de la posibilidad de una mayoría alternativa de centro derecha, Casado insistió ayer en su negativa a abstenerse para facilitar la investidura de Sánchez. Reconoció que no siente «presión» para hacerlo y aseguró tener la «conciencia muy tranquila» tras demostrar su «sentido de Estado» y su disposición a dialogar. En la rueda de prensa posterior a la Junta Directiva Nacional del PP, Casado aseguró además que su partido «más no puede hacer» tras haber favorecido «sumas alternativas» y haber propuesto a Sánchez «once pactos de Estado», pero ha sido el PSOE «quien ha tenido el cordón sanitario» contra los populares. Con su pacto con los nacionalistas en Navarra, añadió, Sánchez ha cerrado la puerta.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs