Zarzuela dice que el Rey Emérito decidió ceder el protagonismo

El Congreso se desvincula y Podemos y PP creen que debería haber ido

Don Juan Carlos durante una entrega de premios en Madrid en 2014.
Don Juan Carlos durante una entrega de premios en Madrid en 2014.

El Congreso se desvincula y Podemos y PP creen que debería haber ido.

La Casa del Rey ha salido al paso de las críticas por la ausencia del Rey Juan Carlos en el acto conmemorativo del 40 aniversario de las elecciones de 1977 en las Cortes Generales, para la que ha alegado razones basadas en el protocolo que estableció el anterior Monarca con ocasión de la proclamación de su hijo como nuevo Jefe del Estado. El Palacio de la Zarzuela mantiene que Don Juan Carlos expresó entonces su deseo de no asistir desde ese momento a una sesión parlamentaria en la que interviniera su hijo para no restar protagonismo al nuevo Rey. Y también para no caer en la incongruencia de ver a dos Reyes en la sede de la soberanía popular, que podría dar lugar a interpretaciones malintencionadas o situaciones confusas.

Según las explicaciones que han facilitado los integrantes del Gabinete de Comunicación de Zarzuela, hubo una reunión en el Congreso hace un par de semanas para preparar todo lo relativo al acto. Los responsables del Parlamento plantearon dos opciones: celebrarlo en el Salón de los Pasos Perdidos, lo que hubiera permitido la presencia de Don Juan Carlos sin romper las normas de Zarzuela, o hacerlo en el Hemiciclo, con intervención de Don Felipe y la presidenta del Congreso, formato que chocaba con la norma establecida por el anterior Monarca.

El Congreso de los Diputados optó por la sesión solemne en el Hemiciclo y eso llevó consigo la ausencia de Don Juan Carlos en un acto en el que se rindió tributo a las personas que intervinieron directamente en la transición pacífica de un régimen dictatorial a una democracia plena, muchas de las cuales asistieron a la sesión conjunta del Congreso y del Senado. Con excepción, según pudieron contemplar todos los ciudadanos que vieron la ceremonia por televisión, de uno de los impulsores de ese delicado y exitoso paso de la dictadura a un sistema de libertades. Desde Zarzuela niegan que pretendan atribuir al Congreso ninguna responsabilidad sobre quién asiste a los actos, sino que cada institución toma las decisiones que le corresponden.

El portavoz del Gobierno y ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, se desmarcó de la ausencia del Rey Emérito al asegurar que «no intervino» en la organización. Según precisó, la preparación del homenaje corrió a cargo del Congreso y de la Casa Real. Por su parte, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, reclamó revisar el protocolo para que sea posible que el Rey Emérito pueda estar en actos similares. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, defendió que habría tenido «todo el sentido del mundo» que Don Juan Carlos hubiera participado del homenaje. Mientras, el ex presidente del Congreso y actual presidente de la Comisión Constitucional, Jesús Posada, admitió que le habría gustado que el Rey Emérito hubiera estado presente. La portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, expresó su respeto por las decisiones de la Casa Real y la ausencia de Don Juan Carlos. Por último, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, señaló al respecto: «No voy a entrar en esa polémica», y recordó que «el papel de Don Juan Carlos y de Adolfo Suárez en la Transición es innegable».