Actualidad

Así se va modificando poco a poco tu cuerpo en el embarazo

La naturaleza acompaña a la mujer de manera progresiva en su cambio para que se vaya haciendo a la idea de su maternidad

El embarazo es una de las etapas más bonitas en la vida de una mujer
El embarazo es una de las etapas más bonitas en la vida de una mujer

El embarazo es una de las etapas más bonitas en la vida de una mujer que conlleva numerosísimos cambios en su vida. No solo en el aspecto físico sino también en el psicológico que es quizás el más importante. Nuevas responsabilidades, nuevas ilusiones y también, por supuesto, nuevos miedos.

El embarazo es una de las etapas más bonitas en la vida de una mujer que conlleva numerosísimos cambios en su vida. No solo en el aspecto físico sino también en el psicológico que es quizás el más importante. Nuevas responsabilidades, nuevas ilusiones y también, por supuesto, nuevos miedos. De hecho si hay algo que caracteriza a las mujeres embarazadas (incluso a las no primerizas) es el miedo a lo desconocido. Desde el día que el test confirma que es positivo, comienzan las dudas y las preguntas. ¿Se implantará?, ¿tengo riesgos de perderlo?, ¿afectará a mi bebé el alcohol que bebí hace quince días en la boda de mi prima sin saber que estaba embarazada? ¿estará sano?, ¿cómo será mi parto? ¿sabré cuidarlo? Infinidad de preguntas todas ellas lógicas y normales.

El embarazo, que dura 40 semanas, en un guiño de la naturaleza para que nos vayamos haciendo a la idea de la gestación de la nueva vida, va modificando poco a poco el cuerpo de una mujer desde los primeros síntomas como el sueño y las náuseas hasta cuando llega el final con una gran barriga que, por regla general, albergará un bebé de entre 2,5 a 4,5 kilos de peso.

Pero, ¿en qué consisten esos cambios?

“Dejando de lado manifestaciones más conocidas por todos, como las náuseas, algunas mujeres asocian determinadas situaciones a problemas con el embarazo. Para evitar preocupaciones innecesarias, es importante que sepan lo que ocurre en su cuerpo a medida que el feto crece y entiendan que determinadas molestias son absolutamente normales”, explican los expertos en ginecología de Ava (compañía médica suiza creadora de la primera pulsera capaz de detectar los días más fértiles de cada mujer).

Primer trimestre. Esta fase el embarazo transcurre entre la semana 1 y la 12. Ya a partir de la semana 9, comenzará a crecer el útero y a aumentar tu cintura. Además, empezarás a experimentar dolor de ligamento redondo, ya que se estará estirando para facilitar el crecimiento del bebé. Puede que la barriguita de embarazada ya se empiece a notar cuando el primer trimestre esté llegando a su fin, momento en el que te sentirás más enérgica, como antes de estar embarazada.

Segundo trimestre. De la semana 13 a la 26. Tu cuerpo produce mayor cantidad de hormona relaxina, que puede provocar dolor abdominal y pélvico, así como influir en tu equilibrio. Asimismo, alrededor de la semana 15, la sensibilidad en las encías puede aumentar y es posible que notes la nariz taponada e, incluso, sufras de sangrado nasal. También te darás cuenta de que te han salido estrías. Si todavía no has llegado a este punto, los expertos recomiendan aplicar cremas hidratantes, de modo que la piel esté mejor preparada para estirarse. Por su parte, en la semana 21 el pecho ya empieza a desarrollar los conductos mamarios, de cara a la lactancia. ¡Pero no todo van a ser desventajas! Durante el segundo trimestre notarás, casi seguro, una mejora en las uñas y un pelo más fuerte y brillante.

Tercer trimestre. Desde la semana 27 hasta el final del embarazo. Las ganas de orinar aumentarán debido al crecimiento de feto y útero. La hinchazón también será mayor, por la retención de líquidos. A cambio, tu respiración mejorará, ya que el feto habrá bajado para prepararse para el parto. De ahí en adelante, puede que tengas síntomas que te hagan pensar que vas a dar a luz y que sean falsa alarma... ¡o no!

No obstante, si crees que alguno de los síntomas que tienes están fuera de lo considerado como “común”, lo mejor es que acudas a tu matrona. Para consultas más generales, existen dispositivos y aplicaciones que pueden ayudarte. “Nuestra pulsera, por ejemplo, no solo sirve para saber los días fértiles, sino también para llevar un seguimiento del embarazo una vez conseguido. Así, gracias a la app, las futuras mamás también podrán ver, semana a semana, cómo evolucionan tanto su cuerpo como el de su bebe”, recuerdan desde la compañía.