Alessandra de Osma, muy preocupada por la salud de su suegro, Ernesto de Hannover

El ex marido de Carolina de Mónaco ha sido ingresado en un centro psiquiátrico

La moda y el arte son dos de las pasiones de Alessandra de Osma, en la imagen, con un elegante vestido de  Delpozo
La moda y el arte son dos de las pasiones de Alessandra de Osma, en la imagen, con un elegante vestido de Delpozo

Alessandra de Osma, nuera de Ernesto de Hannover, vive en Madrid con su marido Christian de Hannover, acaban de convertirse en padres de mellizos, Sofia y Nicolas, y esperaban viajar en estos días al castillo del abuelo Ernesto para que conozca a sus nietos.

La moda y el arte son dos de las pasiones de Alessandra de Osma, en la imagen, con un elegante vestido de  Delpozo
La moda y el arte son dos de las pasiones de Alessandra de Osma, en la imagen, con un elegante vestido de Delpozo

Pero el internamiento del polémico príncipe en una clínica psiquiátrica de la localidad austriaca de Vocklabruck lo ha impedido. Víctima de sus adicciones, el aristócrata, que es bisnieto del último emperador alemán,se enfrentó a la policía a puñetazos y en un evidente estado muy preocupante, excesivo en sus insultos y agresivo en demasía, por lo que los agentes le llevaron al centro sanitario.

Ernesto de Hannover en la boda de su hijo, el príncipe Christian de Hannover, con la peruana Alessandra de Osma. Efe/Ernesto Arias
Ernesto de Hannover en la boda de su hijo, el príncipe Christian de Hannover, con la peruana Alessandra de Osma. Efe/Ernesto Arias

Su nuera ha mostrado su enorme preocupación por la lamentable situación por la que pasa el progenitor de su marido, ya que no es la primera vez que se mete en este tipo de fuertes berenjenales. El ex marido de Carolina de Mónaco y padre de su hija pequeña, acumula toda una serie de altercados que han dado la vuelta al mundo. Recordemos su juerga nocturna en Madrid, la noche anterior a la boda de los entonces príncipes, Felipe y Letizia, cuando Carolina tuvo que asistir sola a la ceremonia religiosa, porque su esposo no estaba en condiciones normales para acompañarla.