Belén Esteban, ¿se acabó defender al pueblo?

Ante el gran número de críticas recibidas tras sus últimas declaraciones sobre las medidas anti Covid en el aeropuerto de Barajas, la colaboradora ha tomado una drástica decisión

Últimamente, toda declaración pública de Belén Esteban se convierte en polémica. Antes de las vacaciones la “princesa del pueblo” y Jorge Javier protagonizaron uno de los episodios más sonados de los últimos tiempos tras enfrentarse en directo por una cuestión política; ahora, su vuelta de unos idílicos días de descanso en Tenerife, tampoco ha sido como ella esperaba.

La colaboradora denunció que el aeropuerto de Madrid-Barajas no tenía las medidas de seguridad anti Covid que ella esperaba. “A mí nadie me ha preguntado si he estado en contacto con algún positivo. Yo hablo como cualquier persona y porque pago mis impuestos, por eso hablo”, defendía.

Su argumento no pasó desapercibido y sirvió para que muchos políticos se posicionasen a favor y en contra, como fue el caso del vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, que utilizo las palabras de la de Paracuellos del Jarama para criticar la gestión de las medidas en el aeropuerto madrileño: “Belén Esteban tiene razón. No hace falta ser de izquierdas ni de derechas para darse cuenta de que las medidas de seguridad de Barajas son ‘de chiste’. El Gobierno de España debería haberlas reforzado hace meses. Nos jugamos mucho”, escribía en su cuenta de Twitter.

Aunque su vuelta a “Sálvame” avivaba de nuevo la polémica, Belén aseguró que no se siente “utilizada” por nadie, pero sí había tomado una seria decisión: “Hablo porque pago los impuestos en este país, y porque me da la gana, pero he tomado la decisión de que en temas de política y del Rey no voy a hablar, prefiero callarme mi opinión. No quiero tener más movidas después de la última que tuve”. Así de rotunda se mostraba la colaboradora para sorpresa de sus compañeros. “Hay ciertos temas que, con algunas personas, no pienso hablar nunca más. Como con Jorge Javier, por ejemplo, ni dentro ni fuera de la televisión. He meditado mucho este verano y hay cosas que no me merecen la pena. Vengo aquí a trabajar, hay una escaleta y yo soy colaboradora, y ya dejo claro que hay cosas de las que no voy a hablar”, sentenciaba.

“Me parece muy bien que se traten los temas, pero no me voy a pronunciar porque sé que voy a terminar como el Rosario de la Aurora. Hay muchas cosas que se han dicho aquí que no me han gustado, pero no voy a entrar en ello. Es una decisión firme, pero no porque algún político se quiera aprovechar de mis declaraciones, sino porque no me compensan los disgustos que me llevo”, concluyó Belén Esteban.