El angustioso mensaje de María Teresa Campos a Antonio David

La matriarca de las Campos teme por su estado de salud

La presión mediática puede con su estado de ánimo. María Teresa Campos está que revienta al presenciar el enfrentamiento en los medios periodísticos entre sus hijas, Terelu y Carmen, y Antonio David Flores. Los nervios de la matriarca, a flor de piel, incluso derrama lágrimas de dolor en la intimidad de su casa,

Y ha estallado lanzando un mensaje al ex marido de Rocío Carrasco: “como sigáis así, vais a perjudicar a mi salud”, y en petit comité se lamenta de los ataques indiscriminados de Flores en contra de su familia. Quizás se le olvida de que fue su hija menor la que abrió la caja de los truenos al hablar en una revista de la hija del tertuliano, Rocío Flores. Tanta culpa de las angustias de la veterana periodista la tienen por igual las uñas como el otro.

Además, María Teresa tiembla solamente de pensar que salga finalmente a la luz la sentencia condenatoria de Jesús, el hermanastro de sus hijas, fruto de la unión del que fuera su marido, José María Borrego, y una reportera de Radio Juventud de Malaga.

La situación fue tan extrema que a Las Campos, a las tres, les atemoriza que toda España se entere de tan “terrible” episodio, ocurrido a principios de este siglo. En el barrio malagueño donde vive Jesus, sus vecinos están al tanto de un asunto que parecía olvidado, y que Antonio David rescató del baúl de los malos recuerdos. Si este enfrentamiento va a más, se puede liar bien gorda. Más leña para los morbosos.