Ortega Cano reaparece en plena forma tras los PREOCUPANTES rumores sobre su estado de salud

Dos días después de recibir el alta hospitalaria, el diestro sufrió una bajada de tensión

José Ortega Cano sale del hospital, a 16 de junio de 2021, en Madrid (España).
TORERO;OPERACIÓN;CORAZÓN;HOSPITAL
José Ruiz / Europa Press
16/06/2021
José Ortega Cano sale del hospital, a 16 de junio de 2021, en Madrid (España). TORERO;OPERACIÓN;CORAZÓN;HOSPITAL José Ruiz / Europa Press 16/06/2021 FOTO: José Ruiz Europa Press

José Ortega Cano era intervenido del corazón el pasado lunes en un hospital madrileño. Una operación en la que el viudo de Rocío Jurado era sometido a un cateterismo para implantarle un stent que reparase el daño coronario que recientemente los médicos descubrían tras realizarle varias pruebas. Afortunadamente todo salía bien y un día después el diestro recibía el alta hospitalaria y, visiblemente cansado, confesaba que se sentía algo “flojillo” y con ganas de llegar a casa para descansar y proseguir con su recuperación.

Horas después, era su mujer, Ana María Aldón, quien informaba que José había empeorado, confesando su preocupación por el estado de salud del diestro después de sufrir un mareo debido a un bajón de tensión. Era su u cuñado, Aniceto, marido de su hermana Conchi, quien se puso en contacto con LA RAZÓN para aclararnos la situación del ex diestro: “Está bien, solo se ha mareado un poco en el coche porque esta débil. Está flojito pero ya está en casa, ha comido y se ha echado a dormir y está mejor”.

José Ortega Cano y Ana María Aldón abandonando el hospital
José Ortega Cano y Ana María Aldón abandonando el hospital FOTO: Sergio R. Moreno GTRES

Sin embargo, ante la gran preocupación de sus seres queridos, Ortega Cano ha reaparecido esta misma mañana retomando su rutina diaria como si no hubiese sido intervenido del corazón dos días antes. Así, acompañado por una de sus empleadas del hogar, el diestro ha ido a la frutería para llenar la nevera y, con buen aspecto, ha dado la callada por respuesta a las informaciones relacionadas con su delicado estado de salud.

También Ana María Aldón lo confesaba esta misma mañana a LA RAZÓN. El torero evoluciona muy favorablemente y ya se encuentra con fuerzas para atender su teléfono, tras comer un “pescado en crudo” que ha cocido su mujer y dormir la siesta.