Andrea Levy: “He aprendido a vivir con la fibromialgia”

La popular se sincera, en la pasada gala de los Premios Forqué, sobre la enfermedad que padece

Andrea Levy posando durante la alfombra roja de la 27 edición de los Premios Forqué
Andrea Levy posando durante la alfombra roja de la 27 edición de los Premios Forqué FOTO: Javier Ramírez Europa Press

La delegada del Área de Cultura, Turismo y Deporte en el Ayuntamiento de Madrid no ha querido perderse una de las citas por excelencia dentro del ámbito cinematográfico: los Premios Forqué, donde LA RAZÓN tuvo la oportunidad de hablar con ella sobre política y otros asuntos personales, como la fibromialgia que padece.

Hace tiempo que no se veía este despliegue de medios para cubrir una cita cultural. Hay famosos que se emocionaron porque parece que todo va mejorando.

Sí, con toda la prudencia y conectados a lo que nos digan las autoridades sanitarias, pero desde luego que la cultura al final fue una vacuna. Han sido las ganas de vivir en esa desazón que vivíamos durante nuestro día a día. Por eso la cultura es tan necesaria...

Varios actores se han quejado de la falta de ayudas y de lo castigado que se ha visto su sector durante la pandemia.

En Madrid hemos hecho muchísimos esfuerzos para mantener abierto el tejido cultural. Sabíamos que si se cerraba una sala de espectáculos ya no volvería a abrir, y, sobre todo, no sustentaba esa parte que ayuda a impulsar una cultura que nace en cada pequeña sala y que después acabará triunfando en un gran estadio de fútbol. Remaremos con los artistas y con los autores. Es la vacuna anímica que decía antes, porque la cultura es también industria. No hay que olvidar que supone un 4 por ciento del PIB en Madrid. Son puestos de trabajo, mucha gente alrededor de un espectáculo.

Andrea Levy en los Premios Forqué
Andrea Levy en los Premios Forqué FOTO: Javier Ramírez Europa Press

Además de su faceta política, no se queda atrás con las tendencias. ¿Quiere hacer la competencia a Isabel Díaz Ayuso?

(Ríe) Voy vestida de Lorenzo Caprile. No, bueno... Nosotras tenemos que apoyar a nuestras instituciones. En mi caso, vengo en representación del Ayuntamiento de Madrid y todo lo que podamos estar en estos eventos que nos hace ver la salida es importante.

En sus redes sociales no tiene problema en mostrar su lado más personal. Hace semanas compartía imágenes desde el hospital y confesaba que padece fibromialgia...

Mucha gente me dice que siempre estoy estupenda, pero hay muchas veces que lo pasas mal y atraviesas momentos duros. No siempre puedo estar al cien por cien. Yo tengo una enfermedad crónica y que me hace asumir que debo vivir con dolor, pero por las grietas siempre tiene que acabar saliendo la luz. Ahí es donde tengo el optimismo y las ganas que me hacen querer disfrutar de la vida.

¿Le impide la fibromialgia llevar una vida normal?

Bueno, depende... Hay días que son muy complicados, porque se sufre un dolor generalizado. Eso te impide de forma momentánea realizar una actividad normal, pero forma parte de esta enfermedad. Hay otros, sin embargo, en los que me como el mundo.

Siempre se la ve risueña ante las adversidades...

Es verdad que tengo que asumirlo con positividad, porque, de lo contrario, tendría una doble enfermedad: estar mal y negativa ante una situación que me va a acompañar toda la vida... He aprendido a «querer» a la fibromialgia, a aceptarla.

Antes mencionaba la pandemia, ¿cómo se presentan sus Navidades?

Tengo alguna responsabilidad el día de la Cabalgata, pero el resto estaré con mis amigos y disfrutando de las fiestas. Unas fiestas que son las de los reencuentros, las de volver a abrazar y estar cerca de nuestros seres queridos. El pasado año no pudimos estar con ellos y por eso son doblemente emotivas.

¿A quién tiene más ganas de abrazar estas Navidades ahora que se puede?

Siempre a mis padres. Son mi mayor apoyo.