Gente

Los sábados de Lomana: El vestido más caro de la historia de los Premios Oscar

Jennifer Lawrence
Jennifer Lawrence FOTO: Matt Sayles / Invision GTRES

De nuevo frente a los Oscar en la madrugada de mañana, a eso de las dos desfilarán por la alfombra roja las estrellas más brillantes después de tiempos del Covid muy deslucidos por las restricciones. Sin duda, millones de cinéfilos en todo el mundo lo seguiremos para conocer quiénes son los ganadores de las estatuillas más deseadas y famosas del universo del cine. La fama de los Oscar viene desde 1929, que fue cuando se celebró la primera gala en el Hollywood Roosevel. Resalta el mérito según la Academia de Cinematografía al mejor actor, guión, música, vestuario, dirección, etc. Hay muchas leyendas sobre cómo la estatuilla acabó llamándose Oscar. Dicen que fue la actriz y secretaria de la Academia, Margaret Herrick, la que lo acuñó al verla por primera vez y comentar que se parecía a su tío Óscar. Siempre me ha fascinado ver ese desfile con mis ídolos del cine llegando al Teatro Dolby de Los Ángeles. Desplegando entonces todo el glamour de Hollywood con maravillosas creaciones en vestidos y joyas que las grandes firmas ofrecen para que sus actrices favoritas puedan lucirlas en el mejor escaparate que puedan soñar. La Academia desconoce el número de estatuillas que se van a entregar hasta el último momento, los premiados también se guardan bajo estricto secreto, para rodearlos aún más del halo de suspense que los rodea. Como curiosidad, les cuento que ha habido once vestidos que se consideran los más caros de la historia de los Oscar. Pero el que lució Jennifer Lawrence en el 2013 de Dior Costura, valorado en cuatro millones de dólares, batió todos los récords ya que la media suele ser de 100.000 dólares, que parece el precio más alto que las marcas estaban dispuestas a gastar. Cate Blanchett en 2007 lució un Armani Privé de 200.000 dólares, pero no suele ser lo habitual.

Recuerdo un año que vi los Oscar desde San Francisco en hora real. Nos juntamos un pequeño grupo de amigos en la maravillosa casa de uno de ellos con embarcadero en Stanton Beach (donde se rodó «Instinto Básico») uno de los lugares más bellos que recuerdo. Había ambiente de fiesta, rica comida y bebida. Tiempos felices en los que yo estaba con Guillermo. Nos divertimos mucho comentando todo, para los americanos es un día especial de fiesta para reunirse y hacer apuestas sobre los ganadores. No recuerdo quién se llevo el Oscar a mejor actor y actriz, ha pasado mucho tiempo, lo que sí recuerdo es ¡mi felicidad y alegría! Éramos muy jóvenes, en pleno éxito, la vida nos sonreía y estábamos enamorados. El momento era perfecto y la belleza nos rodeaba formando parte de nuestras vidas.

Este año y estos Oscar son especiales para España ya que dos de nuestros mejores actores, Penélope Cruz y Javier Bardem están nominados por «Madres paralelas», de Almodóvar, y «Being The Ricardos», dirigida por Aaron Sorkin, respectivamente. Me encantaría que uno de los dos ganase. Javier no es persona que coseche muchas simpatías por cierto desprecio a la prensa española y su actitud arrogante, que ha suavizado en los últimos tiempos gracias a Penélope, que es la cara más amable de la pareja. Algún día les contaré una anécdota que me ocurrió con la familia Bardem al completo, viajando por casualidad con ellos en el mismo vagón de tren a Barcelona, que dice mucho de su talante. Debemos estar 0por encima de cualquier prejuicio, sentirnos muy orgullosos de tener a dos actores españoles nominados y desearles lo mejor de lo mejor. ¡Suerte pareja! Y suerte señor Almodóvar.