Gente

EXCLUSIVA: Luis Medina: “La estafa solo existe en la imaginación de la Fiscalía”

No elude ninguna pregunta y se declara “inocente”

El empresario Luis Medina a su llegada ayer al Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid. EFE
El empresario Luis Medina a su llegada ayer al Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid. EFE FOTO: Sergio Pérez EFE

Tras declarar en el juzgado por el asunto “mascarillas”, Luis Medina se sincera con LA RAZÓN en exclusiva para aclarar todos los aspectos de un caso que le ha convertido en uno de los hombres más buscados en las últimas semanas. No elude ninguna pregunta y se declara “inocente” de todos los cargos que se le imputan, estafa, falsedad documental, blanqueo de capitales y alzamiento de bienes.

“Estoy bien, tranquilo, sin miedos, aunque la presión mediática es muy grande , yo no dejo que me afecte, a otro se lo cargan… Ayer me mantuve muy tranquilo en el juzgado, porque preocuparme no sirve de nada. Y me siento tranquilo por una sencilla razón: jurídicamente no hay una estafa, solamente existe en la imaginación de la fiscalía, ni tampoco hay malversación, y nos consta que el empresario de Malasia ya ha declarado ante un juzgado en su país, y esperamos que sus declaraciones lleguen pronto al juzgado de Madrid. Para confirmar que no existe falsedad documental. Es más, no tenemos ninguna queja de la empresa funeraria ni del ayuntamiento madrileño, diciendo que las mascarillas eran malas, en cuanto a los guantes que llegaron, al ver que no eran los que ellos querían, Alberto Luceño hace que se les devuelva parte del dinero, ¿dónde está la estafa?”.

Se ha publicado que podrían pedir para usted una pena de prisión…

Es hablar por hablar. ¿Cárcel? Miedo de prisión, ninguno. Pero si no hay estafa.

¿Y la acusación de alzamiento de bienes?

Pues tampoco, y le demuestro al juez que no hay ningún tipo de alzamiento. En ningún momento me dice el fiscal que no puedo disponer de ese dinero. Ni ha habido alzamiento de bienes ni he ocultado el dinero, ni lo he traspasado a ningún lado. Es absolutamente falso que haya sacado dinero de mis cuentas para ingresarlo en otras de los Países Bajos. Únicamente, pagué al astillero holandés donde se construyó el barco que compré.

Que le tienen embargado...

Si, pero puedo usarlo sin problemas.

Ese barco pertenece a una sociedad en la que figura junto su hermano Rafael. ¿Puede verse implicado en este proceso?

No lo creo. El barco lo compré yo, hago una cesión temporal a Gibraltar, absolutamente legal, y si aparece Rafael es porque me hacía ilusión que tuviera un barco conmigo, pero es ajeno totalmente a este asunto.

He leído que pretenden implicar a su madre en esta historia…

Otra barbaridad. Pero, hombre, qué tiene que ver mi madre con todo esto. Nada.

En lo que se refiere a que le embarguen parte de la herencia que va a recibir de su abuela fallecida, Medina manifiesta que “hay una sentencia de un juzgado de Sevilla en la que se dicta que me corresponden cuatro millones y pico, y le he dicho al juez que coja de ahí lo que sea necesario en modo preventivo. Mire, los intermediarios, los brokers, son vitales en los negocios. En las embajadas de España de todo el mundo existe la figura del agregado comercial, que se supone que es al que pagamos los españoles para que haga el trabajo de intermediación que yo hice. ¿Por qué no lo hicieron ellos? Lo que está muy claro es que gracias a un intermediario particular aquí llegó el material sanitario…”

Dice que está tranquilo. ¿A nivel psicológico no le afecta en demasía este escándalo?

Le voy a ser sincero: no. Esta noche he dormido nueve horas, no necesito pastillas para conciliar el sueño, no estoy nervioso ni preocupado, y gracias a que hago meditación la parte emocional la controlo bastante bien. Le repito que no tengo nada por lo que preocuparme. Confío plenamente en la Justicia. Espero que este asunto se archive.

¿Cree, entonces, que se ha orquestado una campaña contra usted…? Por una serie de intereses, alguien está decidido a enjuiciarme y condenarme.

También se ha dejado entrever que su relación con su madre, Naty Abascal, se ha visto deteriorada por esta dura situación.

Otra mentira. Mi madre y yo estamos muy unidos, es mi gran apoyo, es absolutamente falso que nos hayamos distanciado.

¿Cómo es Naty en la intimidad familiar?

Nada que ver con la mujer llena de glamour que se ve en actos sociales. Es muy humana, lo que hay detrás de esa imagen es un pedazo de madre, que está a mi lado en lo bueno y en lo malo, igual que lo están mi hermano Rafael y mi cuñada Laura. Esta Semana Santa, mi madre y yo estuvimos juntos en la localidad portuguesa de Tavira, desconectando de todo. Donde no estuve fue en Marruecos, quien publicó eso se equivocó.

¿Allí encuentra la paz qué aquí se le niega?

Es que cada vez que salgo de mi casa me encuentro con fotógrafos y redactores en la puerta, es tremendo. Se te hace más difícil abstraerte. Viene bien pasar unos días fuera. Pero no permito que me afecte todo esto. No he hecho nada malo de lo que tenga que arrepentirme.