Gente

Enrique Ponce, Ana Soria, Paloma Cuevas y la boda que lo pondrá todo patas arriba

El torero planea pedir matrimonio a su pareja, un importante paso al frente que volverá a dirigir el foco hacia este mediático triángulo

Paloma Cuevas, Enrique Ponce y Ana Soria en un montaje
Paloma Cuevas, Enrique Ponce y Ana Soria en un montaje FOTO: La Razón Europa Press / Instagram

Después de un tiempo alejados de la opinión pública y viviendo su historia de amor de la forma más hermética posible, por fin Enrique Ponce y Ana Soria se han decidido a dar un paso al frente. Primero lo hizo la de Almería, concediendo sus primeras declaraciones al programa ‘Viva la vida’. “Me ha hecho mucho daño lo que se ha dicho de mí, yo pensaba que, quitándome las redes sociales e intentando salir del foco mediático, todo esto pararía, pero he visto que no, que incluso ha ido a peor. Me he dado cuenta de que nuestro silencio, lo que ha hecho, es propiciar que se cuenten todo tipo de mentiras”, lamentaba la joven.

Ahora, ha sido el propio Enrique Ponce quien ha sorprendido a la opinión pública tras anunciar en la revista ‘Diez Minutos’ que tiene planes de boda con Ana Soria. “Estoy buscando el momento adecuado para pedir matrimonio a Ana, deseando”, señala el diestro entre las páginas del citado medio. Al parecer, estaría esperando a que la joven almeriense concluya sus estudios en Derecho para empezar a preparar su boda, una boda que, dicho sea de paso, dará mucho que hablar y volverá a poner el foco en el triángulo mediático que la pareja forma junto a Paloma Cuevas.

Enrique Ponce y Ana Soria por las calles de Nimes
Enrique Ponce y Ana Soria por las calles de Nimes FOTO: GJN GTRES

En su día se comentó que la exposición pública que Ana Soria y Enrique Ponce mostraron al comienzo de su relación no hizo ni pizca de gracia a Paloma Cuevas, que habría pedido a su expareja y padre de sus hijas algo más de discreción y mesura a la hora de exhibir su amor, sobre todo por su padre. Victoriano Valencia acogió al diestro como si se tratara de un hijo y le brindó ayuda económica en su carrera taurina. Ahora, la situación a la que han llegado no es de agrado para un hombre de 91 años y un estado de salud delicado.

La futura boda de Enrique Ponce y Ana Soria supondrá un nuevo giro de los acontecimientos que volverá a llevar a los titulares a una discreta Paloma Cuevas y a las hijas que tiene con el torero. Por más que tenga que decir, la empresaria se mantiene al margen de la esfera pública y entre sus planes no se encuentra romper su silencio para cargar contra su ex, a quien considera, por encima de todo, el padre de sus hijas, y por lo que le guarda un tremendo respeto que no siempre habría sido correspondido.