Gente

La ruina del padre de Chenoa: “Me bastaría con que mi hija me mandara cien dólares al mes”

La cantante se casa la próxima semana. Una boda a la que no asistirá Carlos Corradini con el que no tiene relación

Carlos Corradini, padre de Chenoa.
Carlos Corradini, padre de Chenoa. FOTO: cedida

Como ya adelantamos en exclusiva hace unos días, Chenoa contraerá matrimonio a finales de la próxima semana con el médico Miguel Sánchez Encimas. En una fecha tan especial para la cantante faltará su padre biológico, José Carlos Corradini, al que no ve desde que tenía ocho años. Ni se ven ni se hablan. Él vive en situación económica extrema en Buenos Aires, y ella, sin el menor agobio económico en Madrid.

«Se que mi hija se casa por la Prensa, ni he recibido una invitación ni la esperaba. Pero ya me estoy acostumbrado a este desprecio. Me gustaría poder hablar con ella para darle mi versión sobre mi ruptura con su madre, para que no tenga tan solo la de la otra parte. He quedado como el malo sin merecerlo…».

Su situación económica es dramática.

Me ha quedado una pensión de sesenta dólares, hay días que no tengo ni para comer, miro al milímetro los gastos de electricidad y de agua.

¿Conoce su hija su situación?

Seguro que sí, pero le da completamente igual. ¿Sabe una cosa: con que me ayudara con cien dólares al mes sería suficiente. Con tan poco, me ayudaría a tener una vida más digna. Esa cantidad es irrisoria para alguien como mi hija. Pero ni se le pasa por la cabeza. Si no he podido ser, por culpa de las circunstancias, el padre presente en su vida, es porque su madre se la llevó a España cuando era una niña. Y aunque debería habérmela traído una vez al año, según la ley, no lo hizo. Yo accedí a que se fueran de Argentina, no fui un padre egoísta.

Tiene más hijos. ¿Tampoco le echan una mano?

Uno de ellos, que vive en España, me manda veinte euros al mes, y otro que reside aquí me trae comida de vez en cuando. Mi jubilación es tan escasa que paso todo tipo de carencias.

¿No se ha planteado venir a España para estar con alguno de sus hijos?

Allá viven cuatro, pero no quiero molestar, tengo mi dignidad… He cumplido 68 años y ya es tarde para esas cosas. Quiero morir en mi país, con la cara muy golpeada por los vaivenes de la vida, pero con la cabeza muy alta. Y mi conciencia y mi alma en paz.

¿Algún tipo de rencor le impide sentir cariño hacia Chenoa?

La quiero, es sangre de mi sangre y no le deseo ningún mal. Pero ella prefiere no ver mi situación para no comprometerse. Lo mínimo que podría hacer es llamarme para que le cuente mi verdad. Y que saque sus conclusiones.

Chenoa y Miguel Encinas
Chenoa y Miguel Encinas FOTO: Berzane Nasser/ABACA GTRES

¿Qué siente un padre cuando se entera a través de terceras personas de que su hija va a casarse?

Mucha pena, pero lo único que siento, de verdad, es que sea feliz, que haya encontrado un hombre bueno que la quiera de corazón. Mis amigos me dicen que si no me gustaría llevar a mi hija al altar, y yo contestó que soy su padre biológico, pero no el de vida, no la he criado, eso lo ha hecho la pareja de mi exmujer. Y él es quien debe acompañarla al altar. No le quitaría nunca ese lugar. Pero que nadie olvide que es mi hija biológica, que yo estoy pasando una situación económica pésima y que ella podría echarme una mínima mano. Hay días que no tengo ni para comer. Además, como soy hipertenso, no puedo comer cualquier cosa, y como no tengo dinero debo aguantarme con lo más barato del mercado, y eso perjudica mi salud.

¿Si surgiera la posibilidad, aparecería en esa boda?

Y qué pintaría yo allí, si mi hija no me ha pedido que vaya. Aunque si le digo la verdad, me mezclaría entre el público solo para verla vestida de novia. Mi vida es un drama, intentó aliviar la mochila que llevó a mis espaldas, pero es muy difícil. Han sido muchos años de lucha, de escuchar mentiras en mi contra, de sinsabores y escaseces…Para la madre de mi hija soy como una piedra en el zapato, porque si algún día hablo y cuento toda la verdad de lo que ocurrió entre nosotros, se demostrarían todas las mentiras que ha dicho sobre mí.

Corradini añade que «tanto su madre, como el marido de esta y uno de mis hijos, viven de mi hija. Me saca de quicio tanta desfachatez. Mi ex mujer es la presidenta mundial de todos los clubes de fans de Chenoa, y se lleva un buen dinero al año con las cuotas que los seguidores pagan. Ella es quien maneja todo.

¿Se siente abandonado?

Del todo. Le guste o no a mi hija siempre seré su padre biológico, una persona de bien, no un delincuente.