Gente

Hablamos con el supuesto hijo de Bernardo Pantoja: «Me dijo que era mi padre»

El joven es de Sevilla y tenía una relación cercana con el hermano de Isabel Pantoja

Bernando Pantoja y Luis Manuel Vicente
Bernando Pantoja y Luis Manuel Vicente FOTO: Óscar Carbonell Óscar Carbonell

Bernardo Pantoja tenía una hija reconocida, Anabel Pantoja, pero estaba convencido de que tenía otro hijo. En su mente, en su corazón y con una indisimulada actitud intentó, en el ocaso de su vida, dar el sitio que le correspondía al joven que había nacido fruto de un idilio, corto pero intenso, antes de comenzar la relación con la madre de Anabel Pantoja. Bernardo no se atrevió a presentar al joven como su hijo, siempre abrumado por el peso de otros miembros y temeroso de que el nuevo escándalo le supusiera el desahucio de la casa que ocupaba y en la que ha pendido, y dependido, de la aquiescencia de su hermana, Isabel Pantoja.

Luis Manuel Vicente Rico, conocido como Pinocho, nació el 15 de mayo de 1984. La madre del joven, Josefa Rico Martínez había roto con M.V.G. ,su marido un año antes y con el que ya tenía una hija. Josefa comenzó entonces una relación con Bernardo Pantoja. Ambos, vecinos del barrio de Triana, se conocían desde hacía mucho. La relación fue de dominio público, los dos eran libres y no se escondieron. Pero sus encuentros no duraron más que unos meses. Josefa se reconcilió con su ex marido y, al poco tiempo, comenzó a evidenciar que estaba embarazada. Aunque el marido dio el apellido al bebé, siempre tuvo la sospecha de que no era el padre.

Dos años después, Josefa se separó definitivamente y nunca rehizo su vida sentimental. Sacó adelante a sus dos hijos. Pinocho no tiene ningún recuerdo afectuoso con el hombre del que lleva el apellido. Recuerda que con su hermana mayor, el padre tenía contacto, detalles en fechas señaladas y visitas. Nunca entendió esa aspereza de un progenitor. Ahora todo tiene sentido para él y comprende el desapego de un padre ausente en lo físico y lo afectivo. Aquel rumor de la verdadera paternidad de Pinocho ha permanecido latente en el barrio sevillano. Vecinos, familiares y protagonistas del culebrón han mantenido ese secreto a voces con locuaz indiscreción.

Confesión antes de fallecer

Como si el destino quisiera jugar su oportunidad, Pinocho, paradójicamente, se convirtió en uno de los mejores amigos de juventud de Kiko Rivera. Aquella amistad le permitió tener contacto habitual con Bernardo Pantoja, al que Kiko consideraba su tío predilecto. El extraño y cercano cariño con el que trataba Bernardo al joven y los continuos comentarios que le llegaron sobre la posible filiación con el hermano de Isabel Pantoja le atormentó desde muy joven. Preguntó a su tía materna por aquel persistente runrún y lejos de negarlo, le dijo de manera solemne que esa duda la debía resolver su madre. Entonces, Josefa no quiso confirmar lo que meses antes del fallecimiento de Bernardo le certificó, su origen Pantoja.

La relación de Luis Manuel y Bernardo Pantoja se ha debatido de forma velada en algunos medios de prensa. La comidilla de la posible relación paterno filial entre Pinocho y Bernardo había supuesto el enfado de Anabel Pantoja en los programas en los que colaboraba. La «influencer» conoce a su supuesto hermano desde hace años y aunque la relación del joven con su padre había estado siempre marcada por la discreción y el cariño, dudaba tanto de la veracidad del rumor como de las verdaderas intenciones de Pinocho. El programa «Quién es mi padre» programa que se emitió en Tele5 y que acabó de manera abrupta por la baja audiencia, tenía un capítulo dedicado a la relación paterno filial de Pinocho y Bernardo que no llegó a emitirse, pero que contaba con contundentes pruebas y testimonios. Existe un audio de Josefa confirmando a su hijo que su verdadero padre es Bernardo Pantoja. «Tú con la cabeza bien alta, hijo, eres Pantoja. Todo Triana lo sabe». También existen multitud de mensajes y audios de Bernardo dirigiéndose a Pinocho y tratándole como un hijo. «Tú dime papá, porque yo soy tu padre». Años antes, la víspera de una importante intervención quirúrgica que ponía en riesgo la vida de Bernardo, pidió a Pinocho que fuera a verle.

El último adiós

Bernardo superó la operación con éxito y desde entonces las visitas del joven a Bernardo han sido continuas. Ha cuidado en muchas ocasiones de él con la complicidad de Junko, la mujer con la que Bernardo compartió su vida. Ella facilitaba las visitas de Pinocho, primero a la casa donde vivían, y cuando empeoró la salud de Bernardo, al hospital. En la última etapa, Pinocho debía evitar la presencia de allegados y familiares, que no le aceptaban. Dos días antes del fallecimiento del padre de Anabel Pantoja, Luis Manuel Vicente pudo despedirse de su padre evitando el ruido mediático.

Luchar por ser un Pantoja

Ahora ha decidido emprender acciones legales para tener el apellido Pantoja. Luis Manuel Vicente dice tener una prueba de ADN que coincide con el de Bernardo en un 99,768 % realizado en un laboratorio de Granada, con la aquiescencia de su padre. Los mensajes escritos y audios del hermano de la tonadillera en los que trata a Pinocho como su hijo, serían suficientes para que la demanda de paternidad progresara. Él no quiere litigar por patrimonio alguno, puesto que Bernardo no ha dejado ningún legado.