Mark Knopfler: “¿Cómo se hace una tortilla de patatas?”

El guitarrista, nombrado socio de honor de la Tenada de Valduero, habla de su carrera y sus gustos con una copa de vino

El músico confesó que tiene más de 200 guitarras
El músico confesó que tiene más de 200 guitarras

El guitarrista, nombrado socio de honor de la Tenada de Valduero, habla de su carrera y sus gustos con una copa de vino.

Mark Knopfler podía tener un ego tan grande como los 70 años que cumplirá en agosto. Sin embargo, es agradecido, aparentemente, sencillo y humilde: «Jamás pensé que la vida me iba a dar lo que me ha dado y llegar a donde he llegado. Estoy muy agradecido». Gracias a que ha empezado su gira mundial por España, a que Carolina y Yolanda García Viadero le han nombrado caballero de su Tenada de Valduero y que un día comiendo en Botín, descubrió el vino de Ribera del Duero, hemos tenido la oportunidad de pasar un día en los viñedos burgaleses con uno de los mejores guitarristas mundiales. Con él puedes hablar de coches, los colecciona, de guitarras –«no sé cuántas tengo, posiblemente más de doscientas, y una de ellas es una Navarro española que me regaló Vicente Amigo porque me gusta el flamenco pero yo, por mi forma de tocar, no puedo con él»– o incluso de cocina. Tuve que darle, porque la preguntó, la receta de la tortilla de patata porque fue probarla y enamorarse de ella, claro, que también ayudaba la compañía, un blanco de uva albillo de Ribera del Duero bien fresquito «¿Está frita? No, Mark, lo único que va frito es la patata «pues es fabulosa» y después, cuando probó por primera vez la morcilla no pudo por menos que repetir varias veces.

Dejó claro que sus conocimientos culinarios son limitados «aunque me gusta y aprecio la comida y únicamente entro en la cocina para preparar los desayunos de mis hijos: cereales, bacon y huevos, típicamente inglés».

A pesar de este comienzo mi encuentro con uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos sucede en el único día libre que tiene el escocés en su gira «Down The Road Wherever Tour 2019» y es atípico y único, en medio de unos viñedos de la Ribera del Duero. El motivo es su nombramiento como socio de honor de la Membresía la Tenada de Valduero.

La música heavy de su hijo

Y eso significa que las dos bodegas que tiene en sus dos casas favoritas, la de la isla enfrente de Southampton y la del barrio de Chelsea en Londres, verán incrementada sus reservas con 300 botellas de Reserva Premium Valduero 6 años 2010. También tiene un piso en Nueva York: «Sí, lo conservo pero no he sido muy feliz en esa ciudad, ahí me casé por segunda vez; sin embargo, no tengo un buen recuerdo». Y de ese matrimonio nacieron gemelos, «uno es muy buen compositor y el otro músico, pero no tocamos juntos porque él hace música heavy muy distinta a la mía. Digamos que la casa es lo suficientemente grande como para no perturbarnos cuando nos reunimos , pero es curioso que todos mis hijos tienen música en la cabeza».

Durante la jornada, en la que estábamos apenas diez personas me llamaron varias cosas la atención, entre ellas, su deseo por conocer aún más los secretos del vino y lo que le sorprendía que la enóloga, Yolanda García Viadero, pudiera saber de qué barrica era cada uno que cataba y con el sentimiento con el que hablaba de las viñas y de la tierra. «Lo que falta en el mundo es amor», repetía. Dos veces se escabulló de opinar sobre política y del Brexit y es disfrutón porque comentó que estaba pasando un día fabuloso y que «quién sabe» si esta sería su última gira.