Gente

La crónica de Amilibia: La fama de gafe de Sánchez llega a Washington

Joe Biden y Pedro Sánchez
Joe Biden y Pedro Sánchez FOTO: Riccardo Antimiani EFE

Veo en internet la imagen de Joe Biden cruzando los dedos de ambas manos cuando Sánchez se acerca a saludarlo: todo parece indicar que la fama de gafe que Casado le atribuyó por la borrasca Filomena, las inundaciones, la pandemia, la crisis energética, la inflación, el volcán, etc., ya ha llegado a la Casa Blanca, donde se toman muy en serio estas y otras cosas referidas a cenizos y maleficios. Incluso dicen que en la CIA existe un departamento que aconseja al presidente sobre cómo actuar en estos casos. En un principio, y dada la brevedad del encuentro, Biden se limitó a cruzar los dedos para luego, imagino, tocar madera y besar el escapulario que le regaló el Papa en su reciente encuentro. Ya en sus aposentos, quizá arrojó sal gorda por encima de su hombro izquierdo y palpó la piedra negra que le regaló un jefe indio aquel día que se colocaron fumando la pipa de la paz en las reservas. Ya en Washington, organizarán un exorcismo más a fondo.

En la Moncloa no se dan por enterados de estas cosillas y cuentan las malas lenguas que lo recibirán con aplausos y una tarta (con permiso de Garzón) para celebrar el minuto completo que ha logrado en sus dos saludos con Biden. Dicen que si en el primero tuvieron tiempo de hablar sobre inmigración, economía, Latinoamérica y Defensa, en estos nuevos 30 segundos pudieron comentar asuntos como el calentamiento global, el carbón, la energía nuclear y la importación de bufandas norteamericanas este invierno. Y más que no se cuenta por razones de seguridad. En el próximo saludo, el presidente norteamericano no olvidará la pata de conejo especial que le ha preparado la CIA.