Factorías Vulcano presenta concurso voluntario de acreedores

El astillero Factorías Vulcano ha presentado este martes la solicitud de declaración de concurso voluntario de acreedores en el Juzgado de lo Mercantil número tres de Pontevedra, con sede en Vigo.

Tras la presentación de la solicitud, el astillero vigués afirma que en los tres últimos meses se han centrado los esfuerzos en la negociación de una propuesta anticipada de convenio, así como en asegurar el mantenimiento de la actividad, centrada en el buque sísmico 533.

En ese sentido, recuerda que si bien por el momento no ha sido posible alcanzar acuerdos sobre un convenio con los acreedores, el astillero ya tiene asegurada la terminación del 533, tras conseguir una financiación de 21 millones de euros, avalada por la Xunta y Pymar.

De igual modo, la compañía destaca el "compromiso de la dirección y todos los trabajadores"con el futuro del astillero -se ha pactado, entre otros acuerdos, un ERE temporal- y manifiesta su "plena confianza"en la capacidad para superar "con éxito"el concurso.

Fuentes sindicales han estimado, en declaraciones a Europa Press, que esperan que se pueda salir "lo más rápido posible"del concurso, si bien han precisado que "tres o cuatro meses -de proceso- no los quita nadie".

Deudas
El astillero explica que la mayor partida de la deuda de Vulcano es "consecuencia directa"de la cancelación de los sísmicos 532 y 533 provocadas por "los retrasos en su construcción en Factorías Juliana" y la entrada en liquidación de esta sociedad. Así, explica que 59,3 millones de euros corresponden a deuda con la propia Juliana y 18,1 millones con la armadora que canceló los buques, PGS.

Además, Vulcano mantiene una deuda de 7,4 millones de euros con "un buen número de empresas"auxiliares del naval gallego, y la cual es una de las "prioridades"del astillero. En todo caso, advierte de que, por el momento, las firmas afectadas sólo podrán ser compensadas "con trabajo y cobro asegurado para la construcción del buque sísmico 533".

Por otra parte, y paralelamente a la presentación del concurso voluntario de acreedores, Vulcano elabora un plan de viabilidad que tiene el objetivo de "sentar las bases"del futuro de la compañía y que se fundamenta, entre otros aspectos, en la futura contratación de dos nuevos sísmicos. De hecho, el armador noruego Rieber Shipping ha manifestado públicamente su "voluntad"de encargar estas dos embarcaciones.