El «otro» capricho de Cascallana: un hotel para artistas

MADRID- El Centro de Creación de las Artes de Alcorcón, el célebre CREAA, se convirtió, prácticamente desde su origen, en un ejemplo representativo de las decenas de megaproyectos faraónicos puestos en marcha en el país a los que la crisis y la falta de previsión de los propios ayuntamientos obligaron a su paralización. La planificación inicial del complejo, puesto en marcha por el ex alcalde socialista Enrique Cascallana, integraba un total de nueve edificios, entre ellos, un auditorio, un circo gigante, una sala de exposiciones, un área de congresos, un teatro y ferias. Se trataba de crear una «miniciudad» consagrada a la formación y a la producción artística más innovadora.

Hoy, la edificación de esos 60.000 metros cuadrados, en los que ya se han invertido 150 millones de euros, a los que habría que sumar al menos otros 40 para su finalización, está detenida. A comienzos de este año, el Ayuntamiento llegó a un acuerdo con las empresas encargadas de su construcción para cancelar definitivamente las obras. A pesar de que la inversión millonaria realizada hasta el momento sólo ha servido para multiplicar la ya de por sí elevada deuda de Alcorcón, los planes de Cascallana contemplaban la ampliación del CREAA. Según el proyecto elaborado por un estudio de arquitectos para el Gobierno de Cascallana, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, el centro artístico tendría su segunda fase en el Parque de las Presillas.

En este enclave, estaba prevista la edificación de una residencia para artistas y de un auditorio al aire libre con capacidad para 15.000 personas. La superficie total de Las Presillas es de cerca de 60 hectáreas y constituye un importante pulmón verde para el municipio. En la actualidad, 40 de esas hectáreas son zona arbolada ocupada fundamentalmente por pino y es hogar de cerca de una veintena de especies de aves y mamíferos.

En febrero de 2009, el propio Cascallana ya se comprometió a acometer un plan «para la regeneración este espacio» a través de, entre otras medidas, la edificación de nuevos espacios del CREAA. Entonces, el regidor socialista no dudó en definir Las Presillas como «el pulmón verde de nuestra ciudad y referente medioambiental.

«Perdón por la deuda»
La deuda del Ayuntamiento heredada del Gobierno de Cascallana ronda los 612 millones de euros. Con los proveedores, la «pella» asciende a 153 millones. Precisamente para poner fin a esta situación, el consistorio se adhirió al Plan de Pago a Proveedores puesto en marcha por el Ejecutivo central. Ayer, el alcalde, David Pérez, se reunió con cerca de 300 empresarios a los que el Ayuntamiento adeuda facturas desde hace años. Pérez les explicó el procedimiento que se seguirá para el pago de estas deudas y llegó a disculparse: «Les pido perdón en nombre de la institución por la deuda de mis predecesores».

 

Dos edificios en un parque familiar
El Parque de las Presillas está situado en la zona noroeste de Alcorcón. Al norte, limita con la M-40, al sur con la M-406, al este con Leganés y al oeste con un polideportivo. De llevarse a cabo el proyecto, los dos edificios de esta nueva fase del CREAA, la residencia para artistas y el auditorio, se hubieran levantado en una zona del parque próxima a un buen número de urbanizaciones, cuyos residentes frecuentan Las Presillas especialmente los fines de semana.