Algunos Ayuntamientos dejarán de prestar servicios pero tendrán alcalde

En lugar de agruparlos, Hacienda creará dos tipos: con competencias o sin ellas. Las Diputaciones provinciales asumirán sus funciones

Valencia- Hace apenas dos semanas, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, abrió la caja de los truenos y verbalizó lo que muchos pequeños Ayuntamientos se temían. Los números rojos de la mayoría de las Corporaciones hicieron que el Ejecutivo Central se planteara fusionar municipios, preferentemente aquellos que tengan menos de 5.000 habitantes.

Sin embargo, ante las críticas de Autonomías, Diputaciones y Gobiernos locales, el Ministerio de Hacienda y de Administraciones Públicas rebajó su discurso y, en lugar de «agrupar Ayuntamientos, fomentará la agrupación de servicios».

En este sentido, fuentes del área que dirige Cristóbal Montoro, explicaron ayer que finalmente se crearán dos tipos de entidades locales. Por una parte, los Ayuntamientos tal y como se conocen hasta el día de hoy y, por otra, los que estén vacíos de competencias. Es decir, algunos municipios -aquellos que se enfrenten a mayores dificultades económicas- dejarán de prestar servicios directamente, pero mantendrán el equipo de Gobierno, la alcaldía y las concejalías.

De esta manera, Hacienda solventa la principal crítica a la reforma, ya que las Federaciones de Municipios y Provincias consideraron que, si desaparecen los Ayuntamientos, muchos pueblos perderían su identidad histórica.

Ahora bien, si estos municipios dejan de ser entes prestadores de servicios, otra institución tendrá que desempeñarlos. En este punto es dónde cobran importancia las Diputaciones provinciales, que se encargarían de prestar estos servicios a un coste mucho menor.

Según explicó el vicepresidente de la Diputación de Valencia, Juan José Medina, cuando un Ayuntamiento sea incapaz de gestionar alguna de sus competencias, tendrá dos opciones: agruparse con otro Consistorio que lo administre a cambio de una prestación económica o cedérselas a la Diputación. Pero el nuevo modelo todavía está en el aire. En este sentido, el equipo de Rajoy creó la pasada semana un grupo de trabajo que presentará la propuesta definitiva de reforma de las Administraciones Públicas a finales de mayo.

No obstante, estas instituciones provinciales no han esperado a la reestructuración de Rajoy y ya prestan muchos servicios de una manera mucho más eficiente para los municipios. Ofrecen, por ejemplo, asesoramiento municipal, servicios de recaudación tributaria, limpieza, redacción de planes urbanísticos, gestión de aguas o planes energéticos.


¿Qué pasará con la Mancomunidad?
Si la reforma de las Administraciones Públicas sigue adelante y las Diputaciones asumen el papel principal en la coordinación y prestación de servicios municipales, las Mancomunidades quedarán obsoletas. Estas agrupaciones, que surgieron con el objetivo de aprovechar la economía de escala para ahorrar gastos y que unen varios pueblos, prestan ahora servicios de limpieza o recogida de basuras. La pregunta es qué ocurrirá con estas organizaciones supralocales cuando estos servicios los desempeñen las Diputaciones.