Frutos secos melocotón y gambas los alimentos más alergénicos

Los frutos secos, el melocotón y las gambas son los alimentos que más alergias provocan entre los adultos españoles, según un estudio elaborado por la Sociedad Catalana de Alergia e Inmunología Clínica (SCIAC). El alergólogo del Hospital de Bellvitge y responsable del SCIAC, Ramon Lleonart, ha destacado que «el alérgico no nace sino que se hace» y ha añadido que la mayoría de las alergias en edad adulta se desarrollan a partir de los 20 años. Lleonart ha destacado el incremento de personas alérgicas a los alimentos que se ha registrado durante los últimos años en los países desarrollados y ha apuntado que estas alergias afectan a un 3 por ciento de la población en general y a un 8 por ciento en los menores de 3 años. «El estilo de vida occidental donde se toman muchos antibióticos desde pequeño, hay poco contacto con microorganismos del campo y se consumen alimentos preparados ayuda a disminuir las infecciones pero incrementa las alergias», ha subrayado Lleonart. El presidente del SCIAC, Antonio Valero, ha destacado «el déficit de médicos especialistas en la materia», que ha vinculado a «diagnósticos erróneos y tardíos». Según el presidente del SCIAC un 20 por ciento de los pacientes que creen tener alergia a algún alimento no son realmente alérgicos.«En cambio, el diagnostico tardío de una persona que sí es alérgica provoca un empeoramiento progresivo de su calidad de vida», ha dicho Valero, que ha asegurado que la sociedad «no está preparada para este tipo de enfermos». Antonio Valero ha apuntado la necesidad de educar a los pacientes para que conozcan qué tipo de alimentos les producen alergia y la forma de evitarlos. «Deben acostumbrarse a leer constantemente las etiquetas de los productos». Actualmente, la prevención es la mejor manera de luchar contra las alergias, ha agregado el presidente de la SCAIC. «Podemos tratar los efectos que producen, como la rinitis o el asma, pero no podemos evitar la alergia», ha dicho Lleonart. Las alergias pueden presentarse de diversas maneras en función de su gravedad. Desde la urticaria, que es la forma más frecuente, hasta la anafilaxia, un síndrome de potencial riesgo vital. «De hecho, la causa de la mayoría de casos de anafilaxia que vemos en urgencias vienen provocadas por una alergia alimentaria», ha apuntado Lleonart. Un paciente presenta un cuadro de anafilaxia cuando como consecuencia de la crisis quedan afectados diversos órganos. «Esto provoca que para recuperarse el paciente requiere que le inyecten adrenalina», ha detallado Lleonart. Un 20 por ciento de los pacientes alérgicos al polen también desarrollan alergia a algún alimento de origen vegetal, como los frutos secos o las verduras. Ramon Lleonart ha apuntado, en este caso, la importancia de la «inmunidad», que consiste en introducir de manera progresiva el alimento al que el paciente es alérgico con la finalidad que su organismo resulte inmune.