Los diez miembros del comité de huelga son liberados sindicales

El suburbano tiene 39 liberados sindicales. 33 en el Comité de Empresa y seis que son delegados de Prevención.

Los diez miembros del comité de huelga de Metro son liberados sindicales. Esto significa que, mientras que sus compañeros que no respetaron los servicios mínimos se juegan el despido, ellos nunca podrán sufrir las consecuencias de la huelga ilegal que alientan.Y es que, estos empleados, que dedican todo su tiempo laboral a defender los derechos de los trabajadores, tienen su sueldo y su puesto de trabajo blindado; no así el resto de empleados a los que piden que infrinjan la ley, que podrían perder su empleo o ser sancionados con días de suspensión de empleo y sueldo.Éstos son: Vicente Rodríguez Illana (portavoz del comité de huelga) y Jesús Rodríguez Martín, del Sindicato de Conductores. Ignacio Arribas García y Antonio Asensio Zolle, de CC OO. Manuel Fernández Suárez y Abraham Paliza Gea, de Solidaridad Obrera. Teodoro Piñuela Pérez y Luis González López, de UGT. Y Manuela Grimaldos Fernández y Carlos Pérez Melguizo, del Sindicato Libre Metro Seguro. La mayoría, conductoresEn la empresa pública Metro hay 7.610 empleados. De ellos, 39 gozan del estatus de liberado sindical, unos por pertenecer al Comité de Empresa y seis por su condición de delegados de Prevención. Además, hay delegados con derecho a dedicar parte de su jornada laboral al sindicato. Del total de trabajadores de Metro, 1.980 son conductores, cuyo sindicato ha sido el más duro en las negociaciones. De hecho, el portavoz del comité de huelga, Vicente Rodríguez, es además secretario general del Sindicato de Conductores y el mismo que declaró ayer que habría «sangre, sudor y lágrimas» y que «Madrid revienta, eso seguro». Estos trabajadores, «exentos» del quehacer de la empresa, cobran lo mismo que un empleado al uso. Un sueldo que en el caso de Metro supone un mínimo de 26.500 euros anuales. Sin embargo, el 65 por ciento de los trabajadores cobra de media 33.000 euros (3.7 veces el salario mínimo interprofesional). En el caso de los conductores, la media se eleva a 38.000 euros. En todo el Estado hay más de 57.000 liberados sindicales. En la Comunidad de Madrid hay un total de 3.242 que cuestan a las arcas regionales 77.155.160 euros al año. De esta cifra, 51.653.880 euros corresponde a su sueldo, el resto va ligado a los trabajadores interinos que les sustituyen.Hoy se abren los primeros expedientesA todos los trabajadores públicos de Metro que no gozan del estatus de «liberado» (están exentos del trabajo ordinario de la empresa) y que ayer decidieron seguir las arengas de sus líderes sindicales, hoy les llegará la notificación de apertura de un expediente disciplinario. El Consejero de Transportes, José Ignacio Echeverría, declaró ayer a este periódico que hoy por la mañana comenzarán a enviarse los expedientes disciplinarios a los trabajadores que la empresa había designado para que cumplieran los servicios mínimos durante la huelga y que se compruebe que no asistieron ayer a trabajar de forma voluntaria e intencionada. Los empleados expedientados tendrán 72 horas para justificar su ausencia y en el caso en el que no pudieran o no quisieran, se enfrentarían a una sanción. Y es que, no respetar los servicios mínimos supone un incumplimiento laboral «grave». Este tipo de falta podría ser causa de despido para el trabajador. Cuando se produce un incumplimiento laboral de estas características, la empresa valora cada caso de forma individual e impone una sanción que puede suponer la suspensión de días de empleo y sueldo y en su grado máximo, el despido.