Europa

Belfast

De Juana espera a que legalicen a Batasuna para salir de su escondite

El etarra José Ignacio de Juana Chaos está a la espera de ver qué ocurre con el «proceso», puesto en marcha por la banda con el fin de que las candidaturas de su entramado puedan estar en las elecciones del 22 de mayo, para decidir si sale de su escondite y se presenta a la Justicia, en Irlanda o, incluso, en España, según estiman expertos antiterroristas consultados por LA RAZÓN.

De Juana Chaos tiene una orden internacional de busca y captura por lo que si es localizado en Europa sería entregado a España
De Juana Chaos tiene una orden internacional de busca y captura por lo que si es localizado en Europa sería entregado a España larazon

Este individuo se encuentra en la clandestinidad, situación que domina por los largos años de militancia en la organización criminal, desde marzo del año pasado. Se cree que puede estar en una de las dos irlandas, aprovechando las infraestructuras que todavía tiene el IRA, o en Venezuela, que se ha convertido en los últimos años en la «retaguardia» más segura para los pistoleros etarras.

En Batasuna, o la «Izquierda Abertzale», como se hace llamar ahora, están convencidos (nadie sabe muy bien por qué o quién se lo ha podido decir) de que el partido que tienen previsto inscribir este mes en el registro del Ministerio del Interior será legalizado. A partir de ahí, el panorama para el mundo de ETA cambiaría por completo, momento que aprovecharía De Juana para hacer su aparición y aprovecharse de las «nuevas circunstancias».

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha archivado provisionalmente la causa en la que investiga al etarra por un supuesto delito de enaltecimiento del terrorismo, en relación con una carta que se leyó cuando fue excarcelado, en agosto de 2008. Lo cierto es que la misiva no estaba firmada por nadie, aunque se da como seguro que su autor es José Ignacio de Juana Chaos.

El magistrado mantiene la orden internacional de busca y captura contra él, por lo que, si es localizado en algún país europeo, su entrega a España no ofrecería ningún problema. No es el caso de Venezuela, si es que el etarra ha decidido esconderse allí, ya que las autoridades de este país no han mostrado mucha colaboración en asuntos similares, como el de Arturo Cubillas.

De Juana y los que le asesoran, saben que la pena con la que se castiga el enaltecimiento del terrorismo no supera los dos años de cárcel y que, al tratarse de un procedimiento abreviado, es necesario tomarle declaración para mantener la causa abierta o archivarla definitivamente. La legalización del partido que va a presentar la «Izquierda Abertzale», si es que se produce, implicaría un cambio sustancial en la situación en la que se encuentra en la actualidad el entramado de la banda. De Juana trataría de aprovecharse de ello, según las citadas fuentes.

El etarra salió de prisión en agosto de 2008, tras cumplir 18 años de condena, y fue visto por última vez el 25 de marzo de 2010 en Belfast, cuando acudió al Alto Tribunal norirlandés, que debía decidir sobre su extradición a España.