Hollywood en auxilio de Obama

Kathryn Bigelow, la gran triunfadora de los Oscar de 2010 con «En tierra hostil», ya está rodando un filme sobre el asesinato de Bin Laden que muchos acusan de ser un ejercicio de propaganda para apoyar al actual presidente de los EE UU.

A contraluz. Barack Obama baja del Air Force One. Los rumores de la cinta de Bigelow apuntan hacia él
A contraluz. Barack Obama baja del Air Force One. Los rumores de la cinta de Bigelow apuntan hacia él

Dicen que no es una mujer que se amedrente ante los retos ni las dificultades intrínsecas a su profesión. De hecho se ha abierto paso ella sola en un ambiente que nunca se ha caracterizado por la igualdad de oportunidades. Triunfadora en un mundo gobernado por los hombres, Kathryn Bigelow le ha llegado a plantar cara hasta a su mismísimo ex esposo, James Cameron, el realizador de «Titanic», al estrenar «En tierra hostil» el mismo año que él se sacaba de la manga su «Avatar», uno de los proyectos cinematográficos más esperados en los últimos años y que parecía otra película de pitufos, aunque de pitufos con dientes más afilados, mayor estatura y rodeados de muchos efectos especiales. Pero lo que era más importante, Bigelow se convertía en la estrella inesperada cuando alzó la estatuilla a Mejor Director y, de propina, le metía a Cameron una goleada de Oscar. La realizadora de «Le llaman Bodhi», aquel filme con Keanu Reeves y Patrick Swayze en los papeles protagonitas, se encuentra inmersa ahora en un polémico proyecto sobre la muerte de Bin Laden a manos de un puñado de Seals, un tema que por el momento nadie se había atrevido a tratar en la industria.

 

Investigada
Como era previsible, esta producción ya ha generado una fuerte controversia, comentarios y muchos ven una clara intención detrás de todo el metraje. Aunque el guion está todavía en pañales, el senador republicano Peter King, presidente del Comité de Seguridad norteamericano, ha pedido hace escasos días, una investigación para aclarar si la directora tenía acceso a información confidencial gracias al apoyo que está recibiendo por parte de la Casa Blanca.

Dado que las elecciones en Estados Unidos se celebran siempre en los mismos meses, la «sorpresa de octubre» como muchos analistas políticos denominan a estas cruciales fechas, uno podría pensar que Peter King estaría contento con una película sobre el asesinato de Obama Ben Laden, el terrorista más buscado por la Casa Blanca durante años y ha sido imposible capturar a pesar de los satélites, el ejército desplegado y toda la maquinaria tecnológica, armamentística y científica que se ha incluido en esta búsqueda. Después de todo, la muerte del saudí se puede interpretar como una ejemplar lección a todo el que quiera enfrentarse a Estados Unidos.

 

Publicidad encubierta
El congresista consideraconsidera que la película, que está previsto que se estrene en octubre de 2012, es una declaración de intenciones para apoyar la candidatura de Barack Obama desde la gran pantalla. Entre las «sorpresas de octubre», los historiadores destacan sobre todo la que aconteció en 1972 cuando Henry Kissinger se reveló contra su mentor, Nixon, al asegurar que él conseguiría la paz en Vietnam mientras el presidente anunciaba el final de la guerra. Otra ocurrió entre Jimmy Carter y el republicano Ronald Reagan. El equipo de Reagan se marchó a Irán para embarcarse en una negociación secreta para intentar liberar soldados norteamericanos detenidos. King sugiere que este filme sobre Ben Laden, de llegar a realizarse y estrenarse, podría tener ramificaciones políticas que, a algunos no les va a gustar demasiado.

La idea de Bigelow de estrenar su película en esa fecha, justo antes de las elecciones presidenciales, preocupa a los republicanos. Aunque el filme ha nacido sin título, y todavía sigue sin él, el proyecto de Bigelow seguiría la misma línea que ha marcado su anterior trabajo, «En tierra hostil». Una cinta extraña que se movía entre el terreno de la realidad y la ficción, y que está escrito por el mismo guionista, Mark Boal, que, para más indicaciones, ha estado estudiando la vida de Ben Laden desde su muerte el pasado mes de mayo –lo que se desconoce es si la biografía del terrorista le interesaba a Boal antes de que unos marines matasen al saudí. El guión incorpora detalles nuevos, revelaciones, vamos, sobre la muerte del escurridizo líder de Al Qaida, aunque tanto Bigelow como su escritor, Boal, mantienen un absoluto secreto en cuanto a la trama de la cinta.

Según afirman personas cercanas, no piensan tomar partido en el terreno político hacia un lado u otro, pero eso, claro, lo dicen todos: «Nuestro proyecto lleva una década en el cajón, hemos tratado de sacarlo adelante en varias ocasiones y es ahora cuando parece que puede llegar a buen puerto», explica la directora. Lo que no aclara es que si la idea lleva una década dormida qué es lo que va a contar, porque a Bin Laden lo mataron hace poco. Pero Bigelow tampoco aclara este punto. Lo que sí dice es que está harta de la polémica suscitada, y, por eso, quizá, comenta, que «la película integra el esfuerzo colectivo de tres presidentes –Clinton, Bush y Obama– por castigar al terrorista, además de las distintas estrategias que ha dirigido el Departamento de Defensa para conseguirlo». En cuanto al elenco de actores escogidos, por el momento solamente ha salido a relucir un nombre a la palestra: el australiano Joel Edgerton, al que ya pudimos ver en un papel protagonista en «Animal Kingdom» y que rueda en la actualidad la nueva versión cinematográfica de «El Gran Gatsby», de Scott Fitzgerald, una producción que también dará que hablar, teniendo en cuenta que la anterior adaptación tenía a un Robert Redford espectacular en el papel principal. Muchos piensan que el hecho de que Bigelow lo haya elegido para esta cinta puede lanzar su carrera igual que hizo con Jeremy Renner gracias a «En tierra hostil». «Ella es ahora una directora muy poderosa y todo el mundo quiere ponerse a sus órdenes», aseguró el intérprete. Aunque ella lo niega, Edgerton ya podría haber firmado el contrato. El australiano interpretará a uno de los miembros del comando especial del ejercito estadounidense que dio caza a Bin Laden. Edgerton, que fue elegido para reiniciar la franquicia de Bourne en sustitución de Matt Damon, ha dejado pasar un papel principal en la nueva adaptación de Blancanieves que protagonizará Kristen Stewart para participar en esta cinta.


Un guión torcido
La película, que distribuirá Columbia en Estados Unidos, está basada en la operación secreta en la que se embarcó la Casa Blanca para matar a Ben Laden. El proyecto de Bigelow comenzó en 2008, y tenía previsto relatar la misión sin éxito de un grupo de marines que intentóapresar al líder de Al Qaeda. Sin embargo, la realidad, siempre tan terca para los encorsetamientos, ha torcido el plan y, dados los últimos acontecimientos, el equipo de la película ha decidido actualizar el guión. La película –que podría llevar el título «Kill Ben Laden»–, ha empezado a rodarse. «Con la muerte de Ben Laden este filme no podía ser más relevante. Bigelow y Boal tienen una perspectiva excepcional sobre el equipo que intentaba dar caza al hombre más buscado del mundo», dijo Amy Pascal, copresidente de Sony Pictures Entertainment.

«En tierra hostil», un filme sobre la vida de una unidad militar estadounidense que se dedica a la desactivación de explosivos en Iraq, consiguió seis Oscar en la edición de 2010 y se convirtió en una verdadera sorpresa, aunque a algunos no convenció. Ahora Bigelow afronta un proyecto con un cariz muy diferente y con una posible lectura muy controvertida y, a lo mejor inapropiada para el momento en que se pretende que llegue a la gran pantalla. De momento, ajena a todos los rumores y las críticas que ciruclan, ella continúa trabajando junto a Boal. Su idea se ha convertido ahora en una prioridad, sobre todo por los tintes políticos que pudiera arrastrar y las interpretaciones y deducciones que la crítica y el público van a extraer al verla.

Los dos trabajaban a contrareloj para incorporar al guión los sucesos del pasado 2 de mayo, que todavía se mueve entre elucubraciones, revelaciones contadas a medias y rumores. Se conoce que un helicóptero americano falló durante el transcurso de la misión, que murieron varias personas en la residencia donde se escondía el terrorista, que nadie conoce con exactitud cómo se desarrollaron los hechos y que todo sucedió de noche, en una villa de Pakistán, aliado, a la sazón, de Estados Unidos, y que, por lo visto no sabía nada de que Bin Laden estuviera escondido en su territorio, a pocos metros de una de las escuelas militares más conocidas y célebres que tiene su ejército. Todo resulta muy creíble. Sólo hay que esperar cómo lo interpreta todo Bigelow.


 

Una realidad sin imágenes
Ejecución o no, del cádaver de Ben Laden no se ha filtrado una sola imagen. Prudencia han debido entonar desde el Pentagono y la Casa Blanca. Para evitar irritar a Al Qaida y los países musulmanes, los marines lanzaron el cuerpo al mar. Desde la operación militar que le costó la vida al saudí, no se ha visto una fotografía de él muerto. Pero existen. Según las declaraciones de un senador norteamericano que las ha visto son violentas y desagradables. El tiro debió deformarle el rostro y la instantánea reflejaba parte de la masa encefálica. Sólo se han difundido cadáveres de sus acólitos abatidos y de la casa. Sobre eso, Bigelow, imagina.


6 Oscar
- Es el número de estatuillas que recibió Bigelow por «The Hurt Locker», ambientada en Iraq. La película recibió una avalancha inesperada de galardones, entre ellos, el de Mejor Director.



El respaldo progesista
Apoyo incondicional
El presidente Obama siempre ha tenido el apoyo de los ambientes más progresistas de Estados Unidos de una manera casi incondicional, como los que existen en el estado de Nueva York. En la imagen se puede ver al actor Neil Patrick Harris durante un evento para recaudar fondos al que asistió Obama. Él hizo de huésped y de presentador para el inquilino de la Casa Blanca que, a pesar de su dura presidencia, sigue apoyando.
El respaldo de las estrellas
Barack Obama ha despertado desde el principio la simpatía de los actores y las estrellas más comprometidas. Entre ellas sobresalen George Clooney, que, además, se ha entrevistado con él, como si de un político se tratase, en diversas ocasiones para tratar distintos temas, Leonardo DiCaprio, Jenniffer Anishton, Robert De Niro, Dustin Hoffman, Halle Berry, Ben Affleck y hasta Bruce Springsteen ha partido una lanza por él.
En la gran pantalla
En el filme «I want your money», los directores han improvisado un careo entre Ronald Reagan y Barck Obama, dos presidentes que pueden distinguirse por no compartir ni un solo punto en común. Reagan se sienta ante uno de sus sucesores para reprenderle y darle consejos. Una manera pragmática para poner de manifiesto las grandes diferencias que definen el carácter de uno y de otro.