Un senador del PSOE: «A mí no me detiene ni la Guardia Civil»

Casimiro Curbelo Curbelo, senador del PSOE por La Gomera, fue detenido la madrugada de ayer por atentado contra agente de la autoridad tras un altercado en una sauna de la capital. Curbelo se encontraba en compañía de un grupo de amigos y de uno de sus tres hijos, Casimiro Curbelo Adais, que también fue detenido, según fuentes policiales.

Un senador del PSOE: «¡A mí no me detiene ni la Guardia Civil!»
Un senador del PSOE: «¡A mí no me detiene ni la Guardia Civil!»

 Los hechos se produjeron sobre las seis de la madrugada cuando el grupo de clientes tuvo que abandonar por la fuerza el local, donde también se pueden contratar los servicios de una meretriz, situado en la calle General Perón esquina con calle Orense. Según fuentes policiales, el senador, que se encontraba ebrio, protagonizó un altercado en el interior del local donde, además de increpar a las chicas que trabajaban allí –que declararon en comisaría– cometió varios destrozos. Rompió una mampara de cristal, una vidriera decorativa y varias botellas de alcohol, según las mismas fuentes. Una vez en la calle, ya en avanzado estado embriaguez, el senador del PSOE continuó armando escándalo en los conocidos como «bajos de Orense» y una patrulla de la comisaría de Tetuán se personó allí.

Cuando los agentes se acercaron al político, Curbelo comenzó a discutir con los policías e incluso forcejeó con uno de ellos. En el momento de proceder a su detención, Curbelo mostró el carné que le acredita como senador y espetó a los nacionales: «¡A mi no me detiene ni la Guardia Civil!», jactándose de su condición de aforado.

El representante de la cámara Alta fue detenido por atentado contra agente de la autoridad, al igual que su hijo y fueron trasladados a la comisaría de Tetuán, de donde salieron en libertad y sin cargos pasadas las dos de la tarde tras pasar a disposición judicial. A su salida, dijo que había sido detenido «por una tontería» y que «le puede pasar a cualquiera».