El cartel de Carnaval también con polémica

MADRID- Si el lunes fue el logo de Madrid 2020 el que despertó encendidos debates y discusiones en las redes sociales, ayer le tocó al cartel elegido para el próximo carnaval situarse en el centro de todas las miradas. Pasadas las ocho de la tarde, el área de Gobierno de las Artes se veía obligado a impugnar la elección del diseño que el propio consistorio había presentado por la mañana como ganador, ya que incumplía las bases del concurso.

El consistorio adoptó esta decisión tras constatar que el cartel ganador, titulado «Sardinas vs. Gatos», fue publicado en una revista que edita el Ayuntamiento de Lérida, para cuyas fiestas de Carnaval también se presentó. Las imágenes de ambos carteles son prácticamente iguales –un pez con brazos y piernas–, con la única salvedad de que el de Madrid sostiene un antifaz con forma de cabeza de gato y el de Lérida, una caña de pescar.

En un primer momento, desde Las Artes se indicó que haberse presentado a otro concurso público no era inconveniente para poder ganar el de Madrid, porque los únicos requisitos recogidos en los pliegos eran que las obras fueran «inéditas y originales». Poco después, sin embargo, la directora del Carnaval, Delia Piccirilli, reconocía que «a raíz de la polémica surgida en los medios», los servicios municipales solicitaron información al Ayuntamiento de Lérida, que confirmó que la obra fue publicada, en calidad de finalista en la ciudad catalana, en una revista que publica el consistorio y que tiene una tirada de 40.000 ejemplares.

Las Artes diseñará el nuevo cartel
El Ayuntamiento reconoció que las modificaciones incluidas en el cartel diseñado para Madrid, que como el de Lérida es obra de Fernando Jiménez Sánchez y Bart van der Schoor, «no son más que detalles», insignificantes para poder considerarlos dos carteles diferentes. Piccirilli también adelantó que esta circunstancia obligaría «volver a convocar el concurso», aunque «dada la proximidad e inmediatez de las fiestas –que tendrán lugar entre el 17 al 22 de febrero–, y para no incurrir en nuevos gastos, se ha decidido diseñar desde el área» la nueva imagen.

La impugnación también implica que los ganadores devuelvan los 6.000 euros de gratificación con los que estaba premiado el concurso.