Delfín afirma que «la moda española despierta interés en el extranjero»

La Razón
La RazónLa Razón

MURCIA- Figuras de primer orden en el mundo de la moda se dan cita en Murcia hasta el próximo domingo, en el «Murcia Open Design 2012», el festival de moda y diseño gráfico que reúne, desde ayer a David Delfín, Albert Folch, Ion Fiz, Prince Pelayo, Alba Prat, Joaquín Reyes, Paula del Vals o Eduardo del Fraile, entre otros. Durante la presentación de las actividades, Delfín, que además visita por primera vez la ciudad, explicó que la moda española provoca «curiosidad e interés» en el extranjero, pero lamentó que «pese a esa buena imagen, estamos un poco acomplejados», lo que hace que «no tengamos peor enemigo que nosotros mismos».
El creador malagueño, que además ofreció junto al también diseñador Prince Pelayo, una conferencia en el aula cultural de Cajamurcia, recordó que ese interés por lo «made in Spain» en el ámbito de la moda internacional empezó a surgir entre 2009 y 2010 y continúa todavía, pero «aquí, no hay apenas apoyo por parte de las revistas especializadas, que prefieren lo extranjero». «Esto no sólo ocurre en la moda, también en otros sectores. No sabemos vender lo que hacemos y luego vienen otros, lo compran barato y lo venden mucho más caro», criticó Delfín. Respecto a sus creaciones, indicó que para diseñar se inspira «en las emociones», porque la «moda sin emoción no me interesa», resaltó.
Por su parte, Ion Fiz, el diseñador vasco considerado por la prensa especializada como el más digno heredero de Pertegaz, al ser preguntado por cómo ha afectado la crisis a la moda, refirió no haberlo notado en su caso. Al contrario, apuntó: «ha sido mi año, porque he ampliado mucho en distribución internacional». «La moda española está cada vez más valorada en el exterior, sobre todo, en países como Japón, Emiratos Árabes o Estados Unidos». Por otro lado, Paula del Vas y Eduardo del Fraile también afirmaron no haber sufrido las consecuencias de la crisis, siendo la expansión y los nuevos proyectos el denominador común en su trabajo diario. Asimismo, Fiz indicó que la moda es una profesión «muy dura y seria, donde te tienes que divertir a través de cómo te expresas» y que requiere de trabajo y esfuerzo para salir adelante; una opinión que fue compartida por el resto de participantes en el «Open Design». El secreto es « fabricar de un modo sostenible y que esta moda no sea pasajera». Fiz, que impartirá hoy un taller sobre confección de vestidos, subrayó la importancia de apostar en las creaciones por «algo personal y hacer las prendas con mimo».
Por su parte, Eduardo del Fraile, ganador de más de un centenar de premios internacionales de diseño y autor de numerosos proyectos, recordó que desde hace dos años empezó a trabajar en su estudio para marcas, «expandiéndonos bastante». También apostó por buscar nuevas formas de negocio, distribución y sectores.
A continuación, Paula del Vals, asidua de Cibeles, desveló que ha tenido que bajar sus precios por la crisis. La diseñadora, que además mostró anoche en el Teatro Romea una colección de trajes y otra de novia, impartirá mañana un taller de sombrerería. A su vez, la gaditana Ana Sánchez presentó ayer su colección primavera-verano 2013, con estampados de Daniel Vázquez, basados en construcciones de grandes ciudades. Del ámbito del diseño gráfico acuden a esta cita figuras tan populares como el actor, cómico, dibujante e ilustrador albaceteño Joaquín Reyes, que impartió una conferencia y presentó sus últimos trabajos en una muestra en la sala Caballerizas, junto a las creaciones del barcelonés Albert Folch. El murciano Alejandro Cerón también expone hasta el 7 de diciembre su línea que combina artesanía y producción, según explicó. Ha trabajado en el campo del diseño conceptual y experimental con creadores de la talla de Nacho Carbonell o Richard Hutten.