El Che Guevara levanta la voz

Un documental se asoma a la figura del guerrillero a través de sus diarios

La cinta no abandona el tono heroico ni muestra flaquezas del
La cinta no abandona el tono heroico ni muestra flaquezas del

En 1965, Ernesto Che Guevara predijo lo que iba a pasar tras su muerte: «La revista ‘‘Life'' sacará mi retrato con los ojos y la boca abiertos, tumbado, y mirando al infinito». Así lo dejó escrito en sus cuadernos y acertó, de esa forma le retrataron. No se sabía de esas palabras porque hasta ahora nunca se había hecho público el contenido de sus diarios. Salen a la luz, pero no son fruto de un trabajo historiográfico o periodístico, sino de un documental, «Che, un hombre nuevo», tras 12 años de trabajo de su director, Tristán Bauer, abriendo cajones. «Cuando leí lo que escribió sobre su muerte me quedé paralizado. Tengo en casa cuatro o cinco ejemplares de la revista con la foto», señaló.


Crítico con la URSS
La visión del guerrillero que da la cinta profundiza en su faceta literaria. Cuando fue capturado y muerto en Bolivia llevaba encima una mochila con varias libretas. Diarios de viaje, el comienzo de un prólogo crítico con el manual de Economía Política editado por la URSS, poemas, reflexiones y comentarios de sus lecturas. «Fue un hombre muy reflexivo que se atrevió a cuestionar planteamientos teóricos soviéticos en la Guerra Fría. Incluso se atreve a decir que Rusia iba por una deriva capitalista y se muestra tajante con el estalinismo», según Bauer. En el documental no hay entrevistas a pesar de que el director tenía kilómetros de metraje con la familia y descendientes. La voz «en off» son los textos hallados de Guevara y sus reflexiones y discursos. Su voz aparece cerca del final, cuando abandona el puesto ministro de la Cuba de Castro para prender la revolución en Bolivia. Deja grabada una despedida para su mujer, inédita, en la que le invita a continuar con su vida.

El tono de la película, que se estrena hoy, no abandona la imagen heroica de otras biografías. «No es la verdadera historia ni la historia definitiva del Che, ni tampoco es un intento de juzgarle con los ojos de hoy. No le podemos pedir a Bolívar que sea un pacifista: le tocó agarrarse a cañonazos con los españoles y al Che le tocó vivir su tiempo», dice Bauer. «Me hace gracia que le llamen fusilador. Porque no se critica a los que juzgaron en Nuremberg por ajusticiar a los nazis. Hay que comprender el tiempo», sostiene. Sí incluye revelaciones como el origen de su célebre frase «hasta la victoria, siempre». Fue un error de Fidel Castro, que leyó mal la carta en la que Guevara se despedía de su puesto en Cuba para marchar a África. Debió haber leído: «Hasta la victoria. Siempre patria o muerte». El director rechaza especular sobre el régimen cubano. «No sé si hoy lo aprobaría el Che. Lo que hace falta es que se respete el proceso interno», asegura.


Evo y la extrema izquierda
En el documental se muestra la colaboración fundamental del gobierno boliviano, que por orden de su presidente declasifica los documentos que portaba el Che cuando murió y que parecía que no existían. Para el dirigente Evo Morales le queda un elogio ahora que, a su juicio, no quedan socialistas puros. «Está haciendo un trabajo ímprobo, luchando incluso contra la extrema izquierda». «América es un continente rico, pero se viven inequidades pavorosas», afirma.