A tiempo completo pero con tres trabajos

Gómez confesó que cobrará como diputado con dedicación exclusiva, pese a que es senador y profesor

La designación de Gómez como senador, ayer en la Asamblea, provocó la polémica por sus sueldos
La designación de Gómez como senador, ayer en la Asamblea, provocó la polémica por sus sueldos

MADRID- Empezó su andadura en la Asamblea amenazando con emprender acciones legales si no se respetaba el antiguo reparto de puestos en la Mesa de la Asamblea, siguió instando a los diputados a iniciar un diálogo con los miembros del movimiento 15-M para ayer, de nuevo, volver meterse en un galimatías jurídico. Tomás Gómez, secretario general del PSM y diputado autonómico, tendrá que recurrir a los letrados tanto del Senado como de la Asamblea de Madrid si, como anunció ayer, pretende renunciar a su sueldo como representante de los madrileños en la Cámara Alta.
Tras la publicación del sueldo que perciben parlamentarios regionales, senadores y profesores adjuntos de la universidad Carlos III de Madrid, cargos todos que compagina desde ayer Gómez con el de secretario general del PSM, el líder de los socialistas se apresuró a negar que sus honorarios anuales vayan a ascender a 199.768 euros –que es la suma resultante de las nóminas de sus cuatro trabajos actuales–. Tras el pleno en que quedó oficialmente designado como senador, el líder del PSM informó de que, coincidiendo con su entrada en la Asamblea, hace apenas 22 días (el 7 de junio), el partido le retiró la designación que le entregaba como secretario general del PSM y que, hasta el mes pasado, junto con sus clases en la universidad, eran los únicos ingresos del socialista. Además informó, insistió y repitió –se le hicieron hasta una decena de preguntas sobre su sueldo– que va a renunciar a los 51.562 euros anuales que le corresponden como senador para ganar 67.200 euros, el sueldo de un diputado portavoz porque, dijo, tendrá «dedicación exclusiva en este Parlamento (por la Asamblea)». Los socialistas se agarran al artículo 155.4 de la LOREG para asegurar que Gómez podrá optar por el sueldo de diputado regional frente al de senador y renunciar así a la remuneración que le corresponde en la institución nacional pero, según ha podido saber LA RAZÓN, esto no es tan fácil.

Donaciones
Fuentes parlamentarias de la Cámara Alta explicaron a este diario que «la retribución como senador es irrenunciable» y que lo que propone Tomás Gómez «no se ha planteado nunca en el Senado, que se recuerde». Además, se apoyan en artículo 24 del reglamento de la Cámara Alta y recuerdan que, al contrario que allí, «en la Asamblea de Madrid el sistema de retribuciones sí es voluntario». «Mucha gente compagina ambos cargos, pero la renuncia de las retribuciones es complicada, ya que el caso concreto debería ser estudiado y aprobado tanto por la Asamblea como por el Senado. En estos casos lo habitual es que se realicen donaciones», añadieron desde la Cámara Alta. En el mismo sentido el portavoz del PP en la Cámara autonómica, Íñigo Henríquez de Luna aseguró que «el Senado es perfectamente compatible con mantener una dedicación no exclusiva con sus cargos de portavoz y jefe de grupo en la Asamblea».
«No voy a entrar a valorar su sueldo como secretario general del PSM, pero sí quiero decir que en el PP de Madrid ningún cargo cobra un solo euro. Lo más sorprendente es que el señor Gómez ha vuelto a mentir, como cada vez que se le pilla en una de sus fechorías. Ha dicho que no cobrará ni un euro como senador, algo que el propio reglamento del Senado impide. Otra cosa es que luego lo done, pero el sueldo es irrenunciable», aseguró Francisco Granados, homólogo de Gómez en el PP y que también fue designado senador por Madrid. A pesar de todo esto Gómez se mostró absolutamente convencido de que podrá llevar a cabo su renuncia: «No se pueden cobrar los dos sueldos. No lo pueden cobrar ninguno de los siete senadores designados hoy» o «es incompatible. Partimos de una afirmación que es falsa. No se puede cobrar el sueldo de senador y de diputado autonómico y lo que no se puede es imposible», fueron algunas de las reiteraciones del secretario general de los socialistas que, además, tildó de «hecha con mala uva» o fruto de «una estrategia bien definida» para «erosionar» su imagen los honorarios, de acceso público, de los que informó LA RAZÓN en su edición de ayer.
Por si dos cargos públicos no fueran suficientes para pasar de cobrar el sueldo de «diputado a tiempo completo» a lo que se llama «complemento por cargo» –y que supondría para Gómez unos ingresos de 42.000 euros (la suma de los honorarios de un diputado a tiempo parcial mas el complemento de portavoz)– el líder del PSM se refirió a su empleo en la Carlos III para asegurar que su continuidad dando clases dependerá del fruto de «una decisión personal».
No sería el primer parlamentario que compagina los plenos con las aulas pero, en cualquier caso, esta segunda, tercera o cuarta actividad, según se mire, tendrá que ser declarada compatible con su actividad como parlamentario por la Asamblea.