Un aspirante al Goya al documental dice que se premió «la política» con Garzón

El director onubense Manuel Hidalgo, que competía en la sección documental de los Premios Goya con "30 años de oscuridad", ha lamentado que la Academia de Cine haya "premiado más la política que las propuestas o valores cinematográficos"al optar por "Escuchando al juez Garzón".

Hidalgo ha manifestado a Efe que la pieza dirigida por Isabel Coixet sobre el juez Baltasar Garzón, que se alzó con el Goya al mejor filme documental el pasado domingo, "es más político que cinematográfico"y no ha ocultado su sorpresa por una decisión con la que la Academia "ha hecho un flaco favor al género documental".


En su opinión, si hubiese ganado alguno de los otros dos nominados -"Morente", con el fallecido cantaor Enrique Morente como protagonista y "El cuaderno de barro", sobre el pintor Miquel Barceló- "habría ganado el género documental, pero al final pudo un poco más la política y ha sido un premio más al personaje que al género cinematográfico".


Entiende el director que si un extranjero interesado por el género documental ve que, a juicio de la Academia, ese trabajo es el mejor documental del año en España "se quedará un poco sorprendido"porque es "una entrevista"-del escritor Manuel Rivas a Garzón-, mientras que el resto "llevaba un trabajo de elaboración, producción y esfuerzo propio de este género". "Te queda la sensación agridulce de que haya ganado la política, y con ello no me refiero a los partidos, sino al propio concepto político de Garzón", ha dicho.


No juzga a Garzón y considera que su condena de inhabilitación por once años es "muy dura"por parte del Supremo, pero cree que la Academia de Cine "debería haber premiado valores más cinematográficos". Hidalgo aspiraba al Goya al Mejor Documental con una cinta sobre el último alcalde republicano de Mijas (Málaga), Manuel Cortés, que durante el franquismo vivió 30 años escondido en su propia casa.