Desconvocan la huelga en San Pablo tras la intervención del alcalde

Los trabajadores priorizan el interés de la ciudad ante la final de la Davis a sus exigencias laborales

El alcalde, Juan Ignacio Zoido, preside la reunión con los trabajadores en la que se pactó la suspensión de la convocatoria de huelga
El alcalde, Juan Ignacio Zoido, preside la reunión con los trabajadores en la que se pactó la suspensión de la convocatoria de huelga

Sevilla- La celebración de la final de la Copa Davis no podía fallar. Para la ciudad, que espera obtener unos 30 millones de euros de beneficios a lo largo de este fin de semana, la huelga de los trabajadores del aeropuerto de San Pablo se convirtió en un serio impedimento para lograr estas cifras debido a la paralización del aeródromo durante los días 2, 3 y 4 de este mes. Sin embargo, ayer tuvo lugar una reunión en el Ayuntamiento entre los representantes sindicales y el alcalde, Juan Ignacio Zoido, que acabó con la desconvocatoria de la movilización debido a un ejercicio de responsabilidad general.

Tanto el comité de empresa como el sindicato CC OO, representado por el secretario general de la central en Sevilla, Alfonso Vidán, resaltaron que la decisión se tomó teniendo en cuenta el elevado perjuicio que se crearía a la ciudad. «Se han puesto los intereses generales por encima de los corporativos», señaló Vidán, para quien con este gesto se recalca el sentido de sindicato de clase que es Comisiones Obreras.

Esta decisión se ha logrado gracias a la mediación del alcalde, que agradeció este gesto de los trabajadores. «A pesar de que AENA no ha dado facilidades, se ha producido en el día de hoy (por ayer) una importante renuncia de las movilizaciones», dijo a la par que añadía que se alegraba de la decisión de anteponer los intereses de la ciudad por encima de los laborales. Esta misma posición la mantuvo el presidente del comité de empresa de San Pablo, Francisco Fernández, que reconoció el logro de Zoido, quien consiguió un encuentro en tiempo «récord» con los trabajadores. Pese a ello, no dejó de recordar la posición que en toda esta crisis está teniendo AENA, que con su «provocación y malos modos» se enfrenta a los trabajadores que mantienen una posición de «sosiego» y responsabilidad. Para Fernández, un principio de acuerdo adoptado el pasado jueves se truncó tras una llamada de la dirección de este organismo en la que desautorizaba a sus representantes en Sevilla por lo que se «hizo inviable la desconvocatoria y abocando el conflicto a una huelga y el daño a la imagen de la ciudad», señaló Fernández. No obstante, tras una «profunda reflexión» y con la ayuda del regidor, se decidió finalmente por desconvocarla. El conflicto entre los trabajadores del aeropuerto y AENA se centra en la exigencia de los primeros de ampliar la plantilla actual para mejorar la seguridad, ya que aseguran que no se mantiene el mínimo exigido. Para los representantes sindicales, estos recortes de AENA surgen de su «arbitrariedad e incoherencia». Además, los representantes sindicales critican que las bajas no se cubren en menos de quince días y que hay en peligro 40 puestos de trabajos. En cuanto a los recortes, recuerdan que desde el pasado mes de septiembre el aeropuerto solamente cuenta con tres bomberos y un señalero, lo que pone en grave riesgo la seguridad de aeronaves y pasajeros.