Guardia civil: los últimos 1840 afortunados

Más de 2.000 guardia civiles juraron su cargo ayer en Baeza, frente a los 232 que lo harán en la próxima convocatoria. El número de plazas cayó un 88,26%.

Última gran promoción tras el recorte
Última gran promoción tras el recorte

La imagen vivida ayer en Baeza (Jaén) no se volverá a ver en mucho tiempo. Y no es porque no vayan a existir más promociones de guardia civiles, pero, gracias al plan de ajuste del Gobierno, ya no serán de este calibre. Ayer, la Academia de Guardias y Suboficiales celebró la ceremonia de clausura de su última gran promoción de la Benemérita, con un total de 2.072 agentes. La próxima apenas contará con 232 nuevos agentes.El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que no quiso faltar a la cita, fue criticado duramente por la Unión de Oficiales de la Guardia Civil por el «racaneo» que su departamento ha aplicado a las «políticas sociales», a la vez que le responsabilizaban de la «escasez de medios» en el cuerpo. A juicio de la Unión de Oficiales, la nueva promoción de Baeza tendrá que desarrollar su labor «en peores condiciones de seguridad que el resto de fuerzas y cuerpos», lo que hará que en el próximo año la Guardia Civil «sufra una pérdida de potencial de servicio correspondiente a unos 7.000 guardias civiles». Ajuste severoY es que al final, el recorte del gasto público ha sido más severo de lo que se había previsto cuando el Ejecutivo anunció su más que anhelado plan de austeridad. Un dato: en la Oferta de Empleo Público para 2010, el número de plazas convocadas se desplomó un 88,26 por ciento respecto al año anterior. Un recorte que supondrá un ahorro aproximado de 280 millones. Como consecuencia de este ajuste, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han tenido que descender la convocatoria de plazas para amortiguar los efectos de la crisis en más de 4.500 sólo en un año. Golpe al que hay que sumar la reducción del cinco por ciento en sus salarios. Y es que las cifras no engañan. La Policía ofertaba 2,174 plazas en 2009, frente a las 222 de este año. Y lo mismo ocurría en la Guardia Civil, que ha pasado de 2.783 del año anterior a 232 en 2010.